Aríbalo

Consultar
Este vaso cerámico recibe el nombre de aríbalo y suele caracterizarse por presentar un cuerpo globular de reducidas dimensiones, un cuello corto y estrecho y una boca con labio ancho y plano. Su forma estaría relacionada con la función que desempeñaba: la de contener aceites perfumados o ungüentos, ya que el pequeño orificio de salida permitía regular el vertido lento y pausado de los perfumes, mercancías de gran valor económico. La forma discoidal de la boca era especialmente idónea para extender sobre la piel el aceite perfumado. Según Galiano, célebre médico en la Antigua Grecia, era preferible comenzar el calentamiento de los atletas con unas ligeras friegas con telas de lino antes de aplicar el aceite perfumado, con el fin de que éste penetrase mejor en la piel.

La tipología se habría originado en Corinto, ciudad situada en el istmo que une el Peloponeso con la Grecia continental y, siglos más tarde, sería copiada por talleres áticos. En Corinto, los maestros alfareros imitaron el diseño de aquellos ungüentarios fabricados en vidrios de colores destinados a los estamentos más altos de la sociedad, con el fin de ofrecer una versión más accesible. Los aríbalos esféricos o globulares se exportaron por toda la cuenca mediterránea, dominando el comercio de pequeños vasos de forma absoluta, exceptuando algunas variaciones procedentes de Grecia oriental. Ya en el periodo Protocorinto (720-630 a. C.), los arqueólogos afirman que los artistas locales habían desarrollado la técnica de figuras negras, utilizando incisiones y el color morado para resaltar ciertos detalles (Metropolitan Museum of New York n. 41.162.164). Esta innovación técnica supuso una diferenciación en su arte, pues en Atenas todavía dominaban los motivos geométricos más abstractos.

Asimismo, en Corinto se caracterizaron por desarrollar bellos aríbalos en forma de erizos, aves, cabeza de soldados, pies, etc. (Musée du Louvre n. CA 931 y CA 1737). Esta ciudad fue, sin duda alguna, la primera en hacerse con el mercado de los vasos en miniatura, destinando su producción al público más sofisticado. Según se observa en la cerámica griega y en las estelas relivarias, los aríbalos generalmente estaban sujetos por una cuerda o cinta al cuerpo del atleta o colgaban de las paredes del gimnasio junto al estrígil y la esponja, elementos habituales en la higiene de los deportistas (Metropolitan Museum of Archaeology, NY, 1986.322.1).

Este aríbalo, de mayores dimensiones que los comunes, presenta un cuerpo globular levemente achatado en la parte inferior, con un pie plano circular que ofrece mayor estabilidad a la vasija. Un asa en forma de cinta une los hombros con la boca, elemento presente en aquellos vasos destinados a contener aceites y perfumes, al igual que los lécitos, alabastrón o askos, entre otros. Sobre la superficie color beige brillante, se sucede la decoración en tonos negros y rojizos. La boca, alrededor del cuello y la base presentan pétalos estilizados radiales en color negro, mientras que el canto del labio está ornado con gruesos puntos del mismo color. A la altura de los hombros, dos pares de bandas circundantes negras enmarcan las cuatro líneas de escamas ímbricas en negro y rojo. Por último, el cuerpo del vaso está decorado con un friso de felinos afrontados en torno a un ave con las alas desplegadas, con pequeñas rosetas negras rellenando los espacios entre las figuras y las bandas decorativas, de clara herencia oriental.

La iconografía de animales afrontados proviene de Mesopotamia, en donde estos se distribuían simétricamente flanqueando el árbol «sagrado» o «de la vida» (sello sumerio, 3000 a.C., col. privada). No obstante, en Grecia el artista experimenta con los motivos, los reinterpreta, reelabora y repite hasta la saciedad la sucesión de animales y monstruos con rosetas de diversos tamaños, ocupando casi todo el campo compositivo, anulando la sensación de espacio. Las imágenes, sumamente ornamentales, evocan el mundo exótico, fecundo y cálido de donde procede el perfume. Por otra parte, el león recuerda los modelos sirios y neohititas con el hocico cuadrado (Museo Arqueológico de Estambul s/n, s. IX a. C.). Este recurso decorativo se halla presente en numerosos vasos de la época (ver paralelos del Museo Arqueológico de Tebas), especialmente aquellos hallados en tumbas etruscas, puesto que en la Península itálica se ha documentado la presencia de alfareros y pintores griegos desde el s. VII a.C., cuya influencia se percibirá en la cerámica y escultura posterior (Museo Nacional Etrusco de Tarquinia RC 3313). Dado el excelente estado de conservación, es posible que este aríbalo haya desempeñado una función funeraria.

BIBLIOGRAFÍA:

- ALEXANDRIDOU, A. The Early Black-figured Pottery of Attika in Context (c. 630-570 a. C.). Leiden. 2011. fig. 28.
- AMYX, D. A. Y LAWRENCE, P. Studies in Archaic Corinthian Vase Painting. Hesperia. 1996. vol. 28.
- ARAVANTINOS, V. The Archaeological Museum of Thebes. Olkos Publisher. 2010. p. 180-1.
- BOARDMAN, J. Early Greek Vase Painting. Thames and Hudson. 1998.
- DVIR, A. The Aryballos as an Example: The Corinthian Aryballos as a Mirror of the Artistic Connections Between the East and the West in the 8th to the 6th centuries BC: An Artistic Analysis. BAR. 2011.
- GARCÍA BELLIDO, A. Los hallazgos griegos en España. 1936. p. 109 / Nº 48/ Lám. LXXIV.
- GARCÍA BELLIDO, A. Hispania Graeca. 1948. p. 179 / nº 69 / Lám CXXIX. PAYNE, H.G. Necrocorinthia. A study of corintian art in the archaic period. Oxford. 1936. p. 157/ Fig 69 D.
- TRÍAS RUBÍES, G. Cerámicas griegas de la Península Ibérica. 1967-8. p. 436/ Lám. CXCII.
- URE, P.N. Aryballoi & Figurines from Rhitsona in Boeotia. An Account of the Early Archaic Pottery and the Figurines, Archaic and Classical, with Supplementary Lists of the Finds of Glass, Beads, and Metal, from Excavations made by R.M. Burrows and P.N.Ure in 1907, 1908, 1909 and by P.N. and A.D. Ure in 1921 and 1922, Cambridge. 1934.

Obras de arte relacionadas

cilindro maya cocodrilos j bagot arqueologia
Lekanis de boda griego j bagot arqueologia
aribalos arybaloi greek griego naucratis erizo faienca kohl j bagot arqueologia
Och Chan dios god vaso maya mayan vases j bagot arqueologia

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR