Cabeza de gato representando a la diosa Bastet

Consultar
Busto de gato con las orejas puntiagudas, modelado con la técnica de la cera perdida siguiendo unos rasgos faciales fieles al animal.

Por sus restos óseos, desde la época badariense (4500 a.C.) se identificaron tres especies de gatos salvajes, los cuales pueden verse representados en relieves de diferentes mastabas del Imperio Antiguo, sobre todo cazando en los confines del desierto. La sedentarización de los seres humanos y la presencia de alimentos acabaron por atraer a estos félidos carnívoros, que entraron en la esfera doméstica de los egipcios a partir del Imperio Medio.

Parece ser que fue en el antiguo Egipto, a lo largo del segundo milenio a.C., donde se domesticaron por primera vez los gatos. Hacían compañía en casa y, además, eran unos excelentes cazadores de roedores, escorpiones y serpientes, protegiendo así el hogar de los peligros del desierto. De éste modo fue como se ganaron un lugar en los hogares egipcios. Fue muy representado durante el Imperio Nuevo, aunque, sobre todo, durante la Baja Época, se esculpieron numerosas estatuillas de gata en una posición expectante con las orejas hacia arriba, en alerta.

Su admiración llegó hasta tal punto que el animal fue deificado como Bastet. Viendo su actitud y modo de proceder, fue reconocida como la diosa protectora del hogar y símbolo de la alegría de vivir, considerada la deidad de la armonía y la felicidad. Además de su modo completamente animal, como la gran mayoría de dioses egipcios, era representada como una mujer con cabeza de gato portando, en muchas ocasiones, un sistro que indica su amor hacia la música.

Se la consideró la personificación de los cálidos rayos del sol, así como la encarnación de los aspectos pacíficos de diosas como Sejmet, que representaba las cualidades maléficas del sol. Como ojo de Re (dios creador y solar), estaba asociada con la luna y protegía los nacimientos y a las embarazadas. Este carácter maternal lo reflejaron los artesanos, modelando en bronce figuras compuestas de una gata reclinada amamantando a una camada de gatitos domésticos. Esta iconografía también puede verse formando parte de la decoración superior de algunos sistros, el instrumento músico-religioso más conocido.

El culto a Bastet se expandió con la dinastía libia, que estableció su capital en la ciudad de Bubastis, situada en la zona oriental del delta del Nilo. Allí se construyó un gran templo para la «Hija de Re», que a partir de entonces experimentó un gran auge. «En ella hay el notabilísimo santuario que lleva su nombre. Porque, indudablemente, hay otros santuarios grandes y suntuosos, pero ninguno produce el gozo que da éste». (Heródoto, Historia II, 137). Las excavaciones del siglo XIX sacaron a la luz estatuillas de bronce tanto de cachetes (escondrijos) donde los sacerdotes habían depositado grandes cantidades de exvotos como de una extensa necrópolis de momias de gatos. Durante la Baja Época era muy común depositar en hipogeos y templos animales momificados de los dioses a los que se consagraban para obtener sus favores. Los gatos, junto a los halcones, fueron de los más numerosos. Las momias se recubrían de vendajes que posteriormente se estucaban y policromaban, o bien se introducían en sarcófagos con la misma forma del animal.

Esta pieza ha sido realizada mediante la técnica de la cera perdida, procedimiento escultórico por el cual se realiza primeramente un molde elaborado a partir de un prototipo, tradicionalmente tallado en cera de abeja. El modelo previo se rodea de una gruesa capa de material blando, normalmente barro, que se solidifica; una vez endurecido se coloca en el interior de un horno, el cual derrite la figura de cera, saliendo ésta por unos orificios creados exprofeso, y en su lugar se inyecta metal fundido que adopta la forma exacta del modelo. Para extraer la pieza final es necesario retirar el molde.

BIBLIOGRAFÍA:

- BLEIBERG, E. Soulful Creatures: Animal Mummies in Ancient Egypt. Brooklyn Museum. 2013.
- MALEK, J. The Cat in Ancient Egypt. University of Pennsylvania Press. 1997.

Obras de arte relacionadas

escultura jaguar diquis j bagot arqueologia
AMULETO EGIPCIO SEJMET FAYENZA j bagot arqueologia
figura femenina tlatilco j bagot arqueologia
base de escultura en madera antiguo egipto egyptian base sculpture j bagot arqueologia

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR