Capitel CALIFAL

Consultar
Este capitel es, sin duda, de cronología califal, que se inscribe plenamente en la línea de aquellos de época de al-Hakam y al-Hakam II. Es de tipo compuesto y está labrado en mármol blanco muy cristalino de buena calidad. Tiene unas proporciones muy esbeltas y presenta tres de las caras decoradas, mostrándose la cuarta simplemente esbozada, pues se colocaría de espaldas a una pared quedando visibles las tres esculpidas.

Su cálatos cilíndrico presenta dos coronas de acanto, bien conservada la superior y algo menos la inferior. Tiene una decoración de «encaje», característico de las producciones de época califal, con una talla profunda del trépano. La nervadura de las hojas de acanto de la segunda fila queda muy definida, actuando como eje vertebrador del dibujo de las hojas, simétrico y naturalista. De los acantos inferiores nacen unos pedúnculos que se abren al alcanzar la zona del astrágalo en una flor tripétala, muy probablemente jazmín.

El astrágalo está muy bien definido, decorándose con una cadena compuesta de dos elementos circulares y uno ovoide que van alternándose por todo el contorno. El equino va en cuarto de círculo con decoración de cuatro elementos vegetales tripétalos en forma de candelabro, incluidos bajo arquillos formados por motivos vegetales doblemente bifurcados en la coronación.

Las volutas son discoidales, cubiertas en toda su superficie por una decoración de tallos vegetales entrelazados. Las volutas están formadas por un tallo foliado que enmarca una flor acurrucada dentro de la espiral.

El contorno de las volutas está cubierto por una composición vertical de flores pentapétalas, posiblemente lirios. El ábaco se presenta liso, sin inscripción, soportado encima de las volutas por palmetas curvas lisas, con cartelas prismáticas en cada cara a excepción de la esbozada, con decoración floral de igual forma que en el equino.

Para sustentar los techos de los edificios, el Oriente islámico de los primeros siglos recurría unas veces a las columnas, en los países de tradición mediterránea, y otras veces a los pilares, en Mesopotamia, pero no de manera sistemática. En al-Ándalus la arquitectura hipóstila fue casi exclusivamente la elegida para los edificios religiosos y civiles, quizá para hacerse eco de la arquitectura de la Mezquita Mayor de los Omeyas de Damasco, pero sin duda también porque columnas y capiteles abundaban en la Península y en los territorios vecinos como en el Magreb occidental y en el sur de Francia.

Como todos los países islámicos, los arquitectos de los primeros siglos recurrieron a los materiales de acarreo. En las naves de la Mezquita Mayor de Córdoba, edificada bajo los reinados de Abd el-Rahman I y de Abd el-Rahman II, la mayoría de los capiteles son reaprovechados de origen romano y visigótico. No obstante, en la parte añadida en 836, once capiteles fabricados entonces se encuentran todavía in situ, a los que conviene añadir los cuatro que sostienen los modelos visigóticos, con hojas bastante rígidas, nervadas paralelas profundamente marcadas y un frecuente uso del trépano.

Muchos otros capiteles provienen de diversos yacimientos y, al mismo tiempo que muestran cierta fidelidad a los modelos antiguos, ilustran también las tentativas de los escultores del período de transición de alejarse poco a poco de ellos denotando una profusa inventiva. El periodo emiral es sin duda el más fecundo en la búsqueda de nuevos tipos estructurales, derivados de ejemplares corintios y compuestos, enriquecidos a veces de motivos secundarios de diversos orígenes. Los capiteles de época califal ofrecen muchas menos variantes. Utilizan dos coronas de ocho hojas de acanto, liso y macizo o espinoso. Los capiteles derivados del corintio presentan una tercera fila de cuatro hojas en abanico que salen de la parte central del cesto y se desarrollan en anchas volutas de ángulo. Los capiteles compuestos, los más numerosos, se caracterizan por una franja voluminosa de cuarto bocel, y unas volutas de ángulo desarrolladas, formadas por una faja de folíolos.

BIBLIOGRAFÍA:

- Las Andalucías de Damasco a Córdoba. Instituto del Mundo Árabe. Junta de Andalucía. Catálogo de Exposición. 2001.
- DODDS D. J. Al-Ándalus, The Art of Islamic Spain. New York. 1992.
- DOMÍNGUEZ PERELA, E. Los capiteles hispanomusulmanes del Museo Lázaro Galdiano. 1981.
- GÓMEZ – MORENO, M. Ars Hispaniae, Historia Universal del Arte Hispánico, Arte Árabe Español Hasta Los Almohades, Arte Mozárabe, vol. 3. Madrid. 1951.
- GÓMEZ-MORENO, M. Capiteles árabes documentados. Al-Ándalus 6. 1941.
- OCAÑA JIMÉNEZ, M. Capiteles fechados del siglo X. Al-Ándalus 5. 1940.
- PAVÓN MALDONADO, B. Nuevos capiteles hispano-musulmanes en Sevilla (contribución al corpus del capitel hispano-musulmán). Al-Ándalus 31. 1966.
- TORRES BALBÁS, L. Arte califal, en España musulmana hasta la caída del Califato de Córdoba. Vol. 5 de Historia de España. Madrid. 1957.

Obras de arte relacionadas

Capitel califal omeya j bagot arqueologia
Pareja de picaportes con la cabeza de león romanos j bagot arqueologia
Capitel califal omeya j bagot arqueologia

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR