Cilindro

Consultar
Exquisito cilindro realizado en cerámica de paredes finas, con apertura superior y base plana. Aparecen dos cuadrados, uno a cada lado, con una escena realizada en altorrelieve dentro de un segundo marco. En el primero el artesano representó a un personaje de la alta sociedad, un noble, sentado, ricamente ataviado con penacho, pendientes y muñequeras. Únicamente viste un faldellín. Cabe destacar el buen estilo escultórico, sobre todo en el perfil del rostro. En el segundo se observa la cabeza de un dios con la muerte y el inframundo. En ambas escenas, una franja ancha en la parte inferior y en el interior del vaso conserva el pigmento rojo que los recubría. En cambio, el perímetro que rodea las escenas, con la superficie lisa, está recubierto de estuco y aún conserva restos de un color verdoso.

Los vasos o cilindros mayas constituyen una fuente de información inagotable sobre su cultura. Son un soporte privilegiado donde supieron plasmar con gran maestría su imaginario: informan sobre la historia y la vida de las élites, pero, sobre todo son un elemento importante para conocer la mitología; tanto las imágenes de los dioses como los mitos, frecuentemente acompañados por glifos que indican el nombre de la persona o dios, que definen cuál es la actividad que están representando. A veces otro tipo de inscripciones aparecen en los vasos mayas, las llamadas dedicatorias, en la que se nombra quién ha sufragado la realización del vaso, para qué fin y, en algunos casos, el nombre del autor. De este modo se sabe qué forma se utilizaba para contener qué líquidos; los recipientes cóncavos y cilíndricos eran destinados a almacenar en su interior bebidas para ser consumidas durante las fiestas de las clases privilegiadas —sobre todo el chocolate—. Estos recipientes de gran valor eran intercambiados entre sí por los comensales u objeto de regalo.

Aun siendo de procedencia funeraria, la gran mayoría fueron realizados para ser utilizados en vida, aunque era habitual que se llevaran a la tumba esos mismos, o parecidos, para incluirlos en su ajuar. Se trataba siempre de piezas realizadas mediante modelado, dado que esta cultura no conocía el torno. Los colores utilizados fueron siempre engobes, con base de arcilla, y las vasijas se horneaban a una temperatura baja, de aproximadamente 800º C.

En la época del Clásico Antiguo, los artistas trabajaban más fácilmente mediante la escisión y la incisión en la arcilla aún húmeda, de forma que después de la cocción se produjese un tipo de cerámica equiparable a una decoración similar técnicamente a los grabados en bajorrelieve de los monumentos. En el momento en el que se policromaban, lo hacían habitualmente de la misma forma como pintaban los muros, es decir, a frio sobre un yeso de cal o de estuco recubriendo la pieza según un procedimiento que no parece ser original de la zona maya sino de Teotihuacán. En la época del Clásico Reciente, la decoración está pintada por medio de engobes o barbotinas aplicados antes de la cocción. La gama de colores de estos recipientes es muy viva y colorida, mientras que algunos otros, los llamados vasos de tipo Códex, muestran simples líneas negras sobre un fondo blanco.

PARALELOS:

- Cilindro maya. Kimbell Art Museum, Dallas, Texas (EE. UU.). Numero de inventario AP1980.10.

Obras de arte relacionadas

Och Chan dios god vaso maya mayan vases j bagot arqueologia
fragmento cratera griega atica figuras negras black figure columnas j bagot arqueologia

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR