Conejo

Consultar
Escultura de un conejo o liebre de bulto redondo en reposo. Tiene las patas traseras dobladas bajo el vientre, las delanteras estiradas hacia delante, reposando sobre una base plana. Trabajado con gran naturalidad, destaca la preocupación del artesano por reflejar lo más natural posible las características del animal, como el pelaje que se observa en la zona del cuello. Las orejas, hoy perdidas, estaban talladas pieza aparte y posteriormente unidas, según puede comprobarse por un agujero, realizado de manera intencionada, en el centro de la base de la oreja.

La actitud estática del animal resalta el dibujo altamente estilizado de su figura, que puede adjuntarse a la obra arcaica, permitiendo fecharla entre la segunda mitad del primer siglo y la primera mitad del segundo.

En la parte inferior de la base se observa un agujero que se une al que se presenta en la boca del animal. Muy probablemente, esta escultura pertenecería a una fuente en una domus o villa romana en donde, por un sistema de tuberías, realizadas en plomo, saldría el agua de la boca del animal a modo de fuente.

El uso del agua como artículo de lujo y de decoración es un reflejo de la sociedad jerarquizada deseosa de ostentar la posición económica y el poder, rivalizando en crear ambientes y ornamentaciones fastuosas en sus villas.

Con la construcción de los acueductos, las domus de Roma, que solían mantener su impluvio y compluvio e incluso sus cisternas, empezaron a decorarse con piscinas, jardines y surtidores para fuentes más o menos monumentales e incluso balnearias en zonas reservadas para baños.

La carne más habitual consumida en época romana en España era la de conejo. No se criaban en cautividad, se trataban siempre de liebres o conejos silvestres. Plinio llega a explicar que el nombre de Hispania procedía del término cartaginés i-sephan-in, literalmente, «costa de los conejos» (tierra de conejos). Catulo, así mismo exagerado, alude a la cuniculosa celtiberia como expresión negativa de nuestra península. Algo debía de haber, pues el emperador romano Adriano, oriundo de España, hizo grabar en sus monedas la imagen del conejo.

PARALELOS:

- Liebre descubierta en 1914 en la sala de mosaicos de la domus «Maison d’Egnatius Paulus». Musée Gallo-Romain de Lyon-Fourvière, Francia.

BIBLIOGRAFÍA:

- MALISSARD, Alain. Los romanos y el agua: La cultura del agua en la Roma antigua. Barcelona. 1996.

Obras de arte relacionadas

figura nayarit mexico j bagot arqueologia
idolo kusura anatolia j bagot arqueología
escultura helenistica j bagot arqueologia
asa bronce romana j bagot arqueologia sátiro

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR