Dios Harpócrates

Consultar
Esta figura es un claro ejemplo del sincretismo entre deidades que se produjo en época antigua en cuando una civilización tenía contacto con otra, ya fuera por conquista o comercio u otro motivo. Mediante el uso del bronce, con una base circular claramente clásica, se alza majestuosamente la figura de un niño o infante desnudo, con un leve “contrapposto” griego, pero adelantando el pie izquierdo al derecho, dando la sensación de caminar, recordando aquellas esculturas egipcias en que se representaban las figuras con ese mismo pie adelantado en actitud de marcha. Quizás este estilismo no sea casual, pues la imagen representada no es otro que el dios egipcio Harpócrates.

Iconográficamente este dios era para los antiguos egipcios Horus niño, su imagen siempre va desnuda, con el dedo índice de la mano derecha llevándoselo a la boca, una señal de niñez. Horus era hijo de Osiris, el primer faraón, una vez muerto pasó a ser el gobernante en el Más Allá, y Horus quedó como faraón de Egipto, gobernando tanto el Alto como Bajo Egipto. Por ello se le representa con la Doble Corona Roja y Blanca, emblemas de las Dos Tierras (el Alto y Bajo Egipto) en que se dividía el país.

En esta escultura Harpócrates, sobre el cabello, elaborado en mechones, siguiendo estilos helenísticos, aparece tocado con una minúscula Doble Corona egipcia, desproporcionada en relación a su tamaño, pero que tanto griegos como romanos utilizaron en producciones artísticas de deidades en Egipto durante sus gobiernos.

Con el brazo izquierdo y su mano, separados del cuerpo, sustenta uno de los atributos más clásicos en la representación escultórica griega, y posteriormente romana, una cornucopia, símbolo de la abundancia y la prosperidad, representado por un gran cuerno del que rebosan frutas, flores, monedas y toda clase de bienes y riquezas.

Saber en qué lugar se modelo esta figura, si en Egipto o en Grecia, resulta imposible sin ningún otro dato. Tanto puede estar hecha en tierras griegas como en las del Nilo, dado que Alejandro Magno conquistó el país y estableció un gobierno, fundando Alejandría, y posterior a su muerte legó el reino a Ptolomeo, estableciendo la dinastía que llevaría su nombre hasta la llegada de los romanos, quién Julio Cesar lo conquistaría a Cleopatra y Marco Antonio en las famosas guerras.

Tanto griegos como romanos quedaron tan asombrados con el país del Nilo, su historia, su cultura, sus tradiciones, sus monumentos… un país que había logrado permanecer casi intacto durante más de tres mil años y había mantenido un carácter propio, que asimilaron muchas de sus costumbres y aspectos de la vida diaria, entre ellos, la religión. Relacionaron los dioses egipcios con los suyos propios según los aspectos a los que estuvieran dedicados. Otros en los que no tenían paralelos los adoptaron como suyos. Esta vinculación se tradujo en la creación de un estilo artístico que unía aspectos del mundo clásico con el egipcio. Son muchos los ejemplos conservados, sobretodo de época romana, y muchos griegos, en que, como en esta imagen, puede apreciarse dos mundos unidos.

Harpócrates, u Horus niño, es originario de Heliópolis, como hijo de Isis y Osiris. Y fue venerado en muchos otros santuarios, como en Edfú, Tebas, Coptos, Mendes, etc., en los que se le adoraba con otras formas adoptadas de Horus. Harpócrates es el símbolo viviente del Sol al salir en la entrada de la primavera. Nació después de la muerte de su padre Osiris. Se representa así, como un niño débil, al que tuvo que esconder su madre, la diosa Isis, en los pantanos del Delta del Nilo, para protegerlo del malvado Seth, hermano de su padre. Pero al igual que el sol débil del amanecer se convierte en un Sol poderoso, el dios-niño se convierte en el Horus poderoso y vengador de la muerte de su padre, luchando contra Seth. Su madre, Isis, de este modo, le convertiría en el gran Horus que reinaría sobre los hombres y los dioses.

Esta pieza ha sido realizada mediante la técnica de la cera perdida, procedimiento escultórico por el cual se realiza primeramente un molde elaborado a partir de un prototipo, tradicionalmente tallado en cera de abeja. El modelo previo se rodea de una gruesa capa de material blando, normalmente barro, que se solidifica; una vez endurecido se coloca en el interior de un horno, el cual derrite la figura de cera, saliendo ésta por unos orificios creados exprofeso, y en su lugar se inyecta metal fundido que adopta la forma exacta del modelo. Para extraer la pieza final es necesario retirar el molde.

BIBLIOGRAFÍA:

- BIANCHI R. S., ZIEGLER Ch. Les Bronzes égyptiens - Fondation Gandur pour l’Art. Berne. 2014.
- CAUVILLE , S. Offerings to the Gods in Egyptian Temples. Louvain. 2012.
- WILKINSON, R.H. The Complete Gods and Goddesses of Ancient Egypt. London. 2003.

Obras de arte relacionadas

Figura de guerrero veracruz j bagot arqueologia
jorobado colima - j.bagot arqueologia
busto venus romano marmol j bagot arqueologia
cabeza helenistica hombre j bagot arqueologia
pasarriendas roma bronce j bagot arqueologia

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR