Escultura del dios Júpiter

Consultar
Escultura de dimensiones considerables, destinada a un larario, representando al dios romano Júpiter en bronce sólido, mediante la técnica de la cera perdida. Se muestra a la deidad con el cuerpo desnudo en posición de contrapposto para darle una sensación de movimiento, la pierna derecha está fija en el suelo y la otra se adelanta, los brazos hacen lo propio, mientras la cabeza mira hacia un lado simulando un paso. Este término italiano designa esta posición armónica de las distintas partes del cuerpo de la figura humana, proporcionando movimiento a la vez que rompe la ley de la frontalidad de las esculturas arcaicas.

Únicamente un manto, muy doblado de forma estrecha, le cubre los hombros, cayendo por la espalda en diagonal, y colgando de ambos brazos. Puede apreciarse una perfecta anatomía en el torso atlético joven. En cambio, el rostro presenta al dios como un hombre adulto, barbado y con un cabello frondoso distribuido en mechones. El brazo derecho, que ha perdido la mano, lo extiende hacia arriba, mientras el izquierdo baja paralelo al cuerpo y lo doble hacia delante, sosteniendo un rayo. Este elemento, junto con su fisionomía, identifica a la deidad como Júpiter.

Júpiter fue el principal dios de la mitología romana, padre de los dioses y de los hombres. La deidad suprema de la Tríada Capitolina, integrada además por su hermana y esposa, Juno, y su hija Minerva. Su culto, de probable origen sabino, fue introducido en Roma por Numa Pompilio (753-674 a.C.), y tuvo su mayor templo romano en la Colina Capitolina, donde fue venerado como Iuppiter Optimus Maximus, protector de la ciudad de Roma y del Estado romano, de cuya figura emanaban la autoridad, las leyes y el orden social.

El larario o lararium era un pequeño altar sagrado que había en las casas romanas, en el que los miembros de la familia realizaban ofrendas y oraciones a los dioses o espíritus guardianes del hogar, representado en pequeñas estatuas llamadas lares, mayormente realizadas en bronce. En las viviendas de los patricios, el larario se situaba por lo general en el atrio, el patio principal de las viviendas. En las casas más humildes, que no disponían de atrio, se situaba más a menudo en la cocina, cerca del fuego central.

Esta pieza ha sido realizada mediante la técnica de la cera perdida, procedimiento escultórico por el cual se realiza primeramente un molde elaborado a partir de un prototipo, tradicionalmente tallado en cera de abeja. El modelo previo se rodea de una gruesa capa de material blando que se solidifica, normalmente barro; una vez endurecido se coloca en el interior de un horno, el cual derrite la figura de cera, saliendo ésta por unos orificios creados exprofeso, y en su lugar se inyecta metal fundido que adopta la forma exacta del modelo. Para extraer la pieza final es necesario retirar el molde.

Obras de arte relacionadas

Niño sobre un ganso griega j. bagot arqueologia
escultura togada drapeada romana j bagot arqueologia
diosa munmental de culto griega j bagot arqueologia
actor de teatro romano j bagot arqueologia
eros jbagot arqueología

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR