Figura en forma de jabalí

Consultar
Delicada representación natural de un jabalí como amuleto protector con una cresta muy desarrollada con cuatro huecos para colocar quizás anillas de bronce. La cola la tiene enroscada a modo de sujeción para poder ser colgado en un collar y llevarlo en el cuello.

El jabalí es un animal mítico y simbólico en el mundo celta. El tótem jabalí aparece acompañando a dioses, o forma parte de historias de héroes y guerreros celtas. Es un tótem animal que simboliza el valor, el coraje, la fortaleza para superar todos los obstáculos, y también tiene dotes mágicas de premoniciones. Los guerreros celtas escuchaban al jabalí si se le aparecía en sueños. Es símbolo masculino de potencia.

Se han encontrado numerosos vestigios, restos arqueológicos de jabalíes, denotando su importancia en el mundo celta.

Cuando era un jabalí hembra, significaba la sensualidad. La mascota de la druída hechicera Ceridwen era una jabalina. Otra diosa celta que se hacía acompañar por un jabalí era Arduinna. Era una diosa cazadora muy venerada en la Europa celta. Más adelante, con la conquista romana, fue asimilada como la diosa Diana. También se decía que el poder del jabalí radicaba en sus cerdas. Bastaba tener una cerda de jabalí para obtener sus propiedades

Las representaciones del jabalí adornan signos de guerreros, cascos y escudos de los celtas. La bandera de la trompeta de guerra, el carnyx, tenía generalmente la forma de una cabeza de jabalí. Desde la Edad de Bronce, los colmillos de este animal acompañaron a algunos personajes importantes en sus tumbas. Ya en el siglo IV a.C., el jabalí, junto con los caballos, fue uno de los temas principales de las fíbulas zoomorfas. También se representa en monedas celtas que se extendieron desde las Islas Británicas hasta los Cárpatos. Las estatuillas de jabalíes son conocidas en todo el mundo celta. Es el único cuadrúpedo salvaje que se representa tan a menudo.

Parece que los celtas criaron una raza de cerdos gruñones, con piernas largas y cubiertos con una melena gruesa, algunos de los cuales, debido a su agresividad, fueron utilizados voluntariamente como "perros guardianes". Con toda probabilidad, las dos especies (o razas) eran conocidas y no hay duda de que el cerdo, el jabalí y / u otros, era un símbolo de la fuerza guerrera, aunque no era un símbolo de la clase o élite guerrera. Además, más allá de su carácter simbólico, los jabalís tenían una dimensión particularmente beneficiosa en la tradición celta.

Obras de arte relacionadas

fragmento de cornisa j bagot arqueologia
anillo aegis sekhmet egipcio j bagot arqueologia
manta raya precolombina oro joyeria j bagot arqueología
escultura jaguar diquis j bagot arqueologia
Niño sobre un ganso griega j. bagot arqueologia

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR