Figura zoomorfa de un toro

Consultar
Figura realizada en bronce sólido con forma de toro, aun teniendo un estilo artístico propio de la cultura a la que pertenece puede apreciarse su parecido realista con el animal. La mayoría de figuras, tanto de toros como de cápridos, halladas en las tumbas de Hallstatt, muestran al animal realizado de manera bastante esquemática resaltando sobre todo la cornamenta. En este caso hay una clara intencionalidad, por parte del artesano que lo ejecutó, en ser detallista, en mostrar la anatomía del bovino. La única pincelada artística que se aleja del animal, es el hecho de tener unos grandes ojos circules y huecos, que lo asemejan con la figura del mismo animal conservada en el Naturhistorisches Museum de Viena, icono artístico de la cultura de Hallstatt.

Hallstatt es una cultura arqueológica perteneciente al Bronce Final y la Primera Edad del Hierro, situada entre el año 1200 y 475 a.C. Ocupó un área muy grande de la Europa moderna central (Alemania, Austria, Suiza, norte de Italia, Francia, Eslovaquia, Eslovenia, Croacia, República Checa y Hungría). Su nombre viene dado por la propia ciudad de Austria. Los primeros hallazgos en la zona se realizaron ya en 1734, cuando un minero momificado naturalmente fue encontrado en un pozo de la mina. Aunque el primer arqueólogo en la escena fue Johann Georg Ramsauer, que desenterró 980 tumbas, fue Paul Reinecke quien asimiló el yacimiento de Hallstatt con los campos de urnas, creando una periodización.

La cultura de los campos de urnas es un extenso horizonte arqueológico que se difundió durante el final de la Edad del Bronce y el principio de la Edad del Hierro por buena parte de Europa, llegando en su momento de apogeo desde el Danubio y el Báltico hasta el mar del Norte y el nordeste de la península ibérica. Se caracterizó por un nuevo rito funerario: la incineración del cadáver y la deposición de sus cenizas en urnas de cerámica, las cuales se enterraban en un hoyo practicado en la tierra, formando extensas necrópolis.

Así, Hallstatt formó parte de los campos de urnas y, a su vez, fue heredera de estos, manteniendo una clara continuidad, sin rupturas. Se han encontrado más de 2.000 tumbas y cerca de 6.000 objetos. Sin embargo, también recibió influencias diferenciadoras gracias a sus contactos con el norte de Italia, con colonos mediterráneos a través del Adriático y también de los pueblos de las estepas de la Europa Oriental.

La ciudad de Hallstatt es un sitio pequeño y completamente aislado, en medio del macizo de Salzkammergu, sólo es accesible por vía fluvial. El clima en esta zona fue duro, con muy poca luz del sol durante el día, sin embargo a la zona fue muy ocupada. Aún la dureza del clima, la respuesta viene dada por el principal recurso natural de la zona era la sal, que se extraía y se comercializaba.

El uso del hierro al principio es minoritario, pero a partir del VII a.C. se generaliza poco a poco, al igual que su comercialización. Igualmente hicieron con el estaño y cobre, usados para la producción del bronce. Muchos de sus asentamientos estaban fortificados y dominados por una clase social de guerreros que formaban una especie de aristocracia que habría adquirido el poder por medio de las riquezas provenientes del comercio. Gracias al uso del hierro en vez del bronce obtenían un armamento superior.

Hay claras diferencias en las tumbas, por su ajuar y por sus estructuras. Los ricos preferían ser depositados en cámaras de madera, bajo túmulos, que se decoraban con armas -algunas con empuñaduras de marfil, ámbar o hueso-, arneses para caballos, vasos cerámicos pintados o decorados con incrustaciones, elementos de joyería y como no, la principal arma de todo guerrero, la espada de hierro. Como en este tipo de sociedades formativas con contactos con el Mediterráneo en el arte aparecen multitud de decoraciones y elementos geométricos, y por sus condición de guerreros son comunes la inclusión de caballos y bóvidos.

Esta pieza ha sido realizada mediante la técnica de la cera perdida, procedimiento escultórico por el cual se realiza primeramente un molde elaborado a partir de un prototipo, tradicionalmente tallado en cera de abeja. El modelo previo se rodea de una gruesa capa de material blando que se solidifica, normalmente barro; una vez endurecido se coloca en el interior de un horno, el cual derrite la figura de cera, saliendo ésta por unos orificios creados exprofeso, y en su lugar se inyecta metal fundido que adopta la forma exacta del modelo. Para extraer la pieza final es necesario retirar el molde.

PARALELOS:

- Toro en bronce. Cultura Hallstatt, siglo V a.C. 10,5 cm de longitud. Procedente de la cueva de Byci Skala, Czechoslovakia. Conservado en el Naturhistorisches Museum, Vienna, Austria.

Obras de arte relacionadas

busto venus romano marmol j bagot arqueologia
reloj sol helenistico j bagot arqueologia
dios marte romano j bagot arqueologia
pieza tanagra escultura mujer grecia j bagot arqueologia
Máscara de teatro en terracota griega j bagot arqueologia

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR