Huaco

Consultar
Huaco globular con un personaje antropomorfo en la parte superior, tiene cabeza de deidad humano-felina con escarificaciones en el rostro y grandes caninos. Tocado con sombrero de media luna, típico de las representaciones de deidades felinas, luce grandes pendientes y un collar majestuoso. Los brazos caen hacia delante con dos brazaletes muy vistosos. El cuerpo del animal se asemeja al de un camarón con seis patas en cada lado. En la parte inferior, en lugar de representarse la cola aparece el rostro de un felino con las patas delanteras. Este hecho refuerza la asociación entre el cuerpo del camarón y el dios felino. Aún haber encontrado algunos ejemplos don el misma deidad dibujados en otros huacos, no está clara su identificación, pues pertenecería a un grupo de deidades diabólicas típicos de la cultura moche.

Los huacos son vasijas cerradas, de cuerpo globular o escultórico, base plana y un asa tubular en forma de estribo. Han sido y son uno de los elementos primordiales para conocer no sólo las características de esta cultura prehispánica, sino su sociedad, el entorno natural en el que se desarrollaron y las diferentes etapas de su evolución cultural. Su nombre deriva de “huaca”, nombre con el que se designaban las tumbas, puesto que eran vasos plásticos destinados al ajuar funerario.

Asentada en la costa norte del Perú, la cultura Moche se desarrolló en los valles de Lambayeque, Chicama, Moche y Virú, entre el 1 al 800 d.C. Esta región se caracteriza por un desierto atravesado por varios cursos de agua, que desembocan en un océano particularmente rico en recursos marinos.

Los artesanos Moche lograron piezas maestras tanto en cerámica, tejido, y orfebrería. Su estilo característico abarca los más diversos materiales, como las calabazas pirograbadas, la pintura mural, el arte en plumas, y la pintura corporal y el tatuaje. La decoración de la cerámica demuestra una maestría en el trabajo alfarero pocas veces superada, recurriendo a las técnicas de inciso, bajorrelieve mediante estampado y la pintura en superficies lisas. Parte importante de estos objetos eran realizados en talleres especializados controlados por el Estado, en los cuales se confeccionaban piezas en serie realizadas con moldes. Estas vasijas no sólo muestran una gran variedad de formas y estilos decorativos, sino que además ostentan representaciones de mitos y rituales. En la orfebrería, trabajaron con maestría metales como el oro, el cobre y la plata, con los cuales realizaron orejeras, narigueras, brazaletes, cuentas de collar, pinzas y herramientas de distinto tipo. Destaca el tumi o cuchillo ceremonial que muchas veces era portado sólo por las autoridades.

En su cúspide, la cultura Moche parece haber estado constituida por dos Estados independientes que controlaban la región norte y sur respectivamente. En ambos casos se trataba de una sociedad sumamente jerarquizada en la cual los guerreros ocupaban un lugar muy destacado. De hecho, la máxima autoridad política parece haber sido una suerte de “sacerdote guerrero”, que fue profusamente representado en el arte de este pueblo. Bajo estas autoridades se encontraban varias capas sociales compuestas de artesanos, comerciantes y un gran número de campesinos, pastores y pescadores. Lugar obviamente aparte ocupaban los prisioneros de guerra, sometidos a esclavitud y frecuentemente sacrificados en honor a las deidades.

Las representaciones en las vasijas muestran detalladamente el mundo sobrenatural Moche, compuesto de mitos, dioses, animales sagrados y distintas ceremonias. Entre las deidades, destacan zorros, búhos, colibrís, halcones y felinos. Estos personajes actuaban como sirvientes de otras deidades mayores, que poseían forma humana y que ostentaban fastuosos trajes, así como feroces rostros con colmillos entrecruzados. Las sepulturas de la gente importante eran tumbas rectangulares de adobe con nichos especiales para ofrendas. Algunos cuerpos eran depositados sobre esteras de caña, otros eran depositados en cuevas dentro de ataúdes de cañas. Los personajes más importantes eran enterrados con máscaras de metal y acompañados de ricos ajuares mortuorios, junto a sirvientes y animales. El llamado “Señor de Sipán” es el ejemplo más notable de este tipo de sepultura.

Un gran número de motivos de la cerámica Moche inicial se deriva de la cultura Recuay. Los contactos entre ambas culturas son indudables, ya que todas las aguas de riego utilizadas por los Moche en sus valles tenían orígenes en territorios Recuay. También, en los inicios de la sociedad Moche, es posible encontrar vinculaciones con las poblaciones Salinar y Gallinazo. Es muy probable que el fin de Moche fuera producto de la intromisión del Imperio Wari, aunque también se supone que largos períodos de inundaciones producto del fenómeno “El Niño” habrían destruido la infraestructura agrícola, precipitando el colapso de esta cultura. En estas épocas finales de Moche ya se observan ciertos rasgos que anticipan la cultura Chimú.

PARALELOS:

- Museo Arqueológico Rafael Larco Herrera, Pueblo Libre, Perú. Número de inventario: ML012996.
- Museo Arqueológico Rafael Larco Herrera, Pueblo Libre, Perú. Número de inventario: ML003241.

Obras de arte relacionadas

huaco moche hombre sediente j bagot arqueologia
Huaco moche retrato j bagot arqueologia
Huaco de guerrero arrodillado moche j bagot arqueologia

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR