Kylix erótico

Consultar
Este kylix o cílica griega de figuras rojas, decorada con una escena erótica, ha sido atribuida al llamado Wedding Painter, según el método ideado por J. Beazley.

La cílica era una tipología de copa o cáliz griego para beber vino (mezclado con agua) habitual en las celebraciones del symposium, ágape en el que los invitados eran exclusivamente hombres que disfrutaban del vino, la música y, habitualmente, del sexo. La forma del vaso destaca por el cuerpo poco profundo y ancho que se levanta sobre un pie vertical de poca altura, con dos grandes asas opuestas. Su amplia boca dejaba ver el extenso interior en donde se situaba el tondo (superficie circular en la que se circunscribía la decoración pictórica), generalmente de índole festiva, bufa o sexual. Es más, este diseño se ha asociado con el juego del kottabos, entretenimiento habitual durante el simposio: éste consistía en hacer circular por la copa una pequeña cantidad de vino y lanzarla hacia otra persona, generalmente con el objetivo de llamar su atención y provocar así un encuentro amatorio.

J. Beazley creó una metodología para el estudio de la cerámica griega con el fin de diferenciar estilos, artistas, talleres, etc. En este caso, el vaso ha sido adscrito al Wedding Painter, ya que las características formales típicas de este pintor han sido identificadas en las figuras que decoran un píxide con el tema de las bodas (en inglés, wedding) de Tetis y Peleo (Musée du Louvre, nº 3348, procedente de Atenas). En ellas se observa un gran parecido en los rostros de los personajes que adornan ambas vasijas; en los tocados y en la simpleza de las líneas que configuran los cuerpos rotundos de las figuras. Beazley contabilizó alrededor de cuarenta vasos decorados por el mismo autor.

Entre otros vasos a destacar, en la cílica de figuras rojas procedente de Vulci, (Musée Vivenel, Compiègne nº 1090) se aprecia que el Wedding Painter utiliza los mismos trazos para definir los ojos y narices de los personajes, siempre de perfil, al igual que en el vaso del Museo de Viena (nº 2150). No obstante, los pliegues de los paños resultan menos elegantes.

La copa de Berlín (Schloss Charlottenburg F2547) presenta una iconografía más compleja, aunque se observan nuevamente los mismos recursos para definir los perfiles de los personajes, esbozando una leve sonrisa, en la que se nota una gran semejanza en el tocado de la figura de la izquierda y el de la hetaira del presente kylix. Es posible que la copa del Museo de Arqueología de Cataluña, realizada por el mismo pintor (inv.584), represente en realidad a una esclava o prostituta, ya que en una de sus manos sostiene una cesta y en otra, las cintas con las cuales habría cubierto su cabellera.

Beazley sitúa al artista en el círculo del pintor de Pentesilea y su taller, el cual se caracterizaba por la producción de copas, cálices, escifos, píxides y otros vasos, desde el período Clásico temprano hasta finales del s. IV a.C. Un rasgo característico del taller es la colaboración de dos pintores en un mismo vaso.

En la presente cílica, la escena erótica está limitada por una banda circular de meandros discontinuos en donde se presenta a un efebo itifálico (joven imberbe) junto a una figura femenina inclinada con las manos tocando el suelo, la hetaira, ambos de perfil dispuestos hacia la derecha. Si bien tradicionalmente las heteras o hetairas han sido consideradas como meras prostitutas, éstas eran mujeres bellas y cultas, generalmente de origen oriental, que amenizaban los simposios con música y baile, las cuales suelen aparecer representadas con cortas melenas o con sus cabellos cubiertos con cintas (sakkoi). Algunos autores distinguen entre hetairas y pornai, como cortesanas y prostitutas de burdel, mientras que otros sostienen que en realidad las primeras formaban parte de una verdadera elite en la sociedad griega, ya que podían disfrutar del lujo y las comodidades que les eran negadas al resto de mujeres. En todo caso, la bolsa de dinero que aparece colgada en la parte superior de la escena da a entender que la relación sexual no está ambientada en el seno del matrimonio. No obstante, a mediados del s. V a.C. la iconografía de la hetaira y la esposa se vuelve intercambiable: ambas aparecen como receptoras de regalos y realizando diversas actividades, especialmente la de hilar lana, tarea que tradicionalmente refería a la virtud de las mujeres casadas (Berlin Antikensammlung 31426).

Las hetairas suelen aparecer representadas en diversas posturas: Αφροδίτης σχήμα, κελητίζειν, ερωτοπαίγνια (misionero; siendo penetradas por detrás, o involucradas en algún tipo de juego previo). Según Xenarco, las prostitutas en los burdeles se hallaban desnudas en distintas posiciones «preparadas para la línea de batalla» (Athen. Deip. 13.568.9). Esta composición ha sido hallada en múltiples vasos por diferentes pintores, con variaciones en cuanto a la ambientación de la escena (interior de una casa, burdel, etc.). El vaso del Museo de Boston que exhibe a la pareja en similar postura (1970.233) ha sido atribuido al pintor Douris, mientras que al pintor de Briseis se le atribuye el conservado en el Ashmolean (AN1967.305) y el del Museo Nacional de Tarquinia (CVA TARQUINIA, MUSEO NAZIONALE 1, III.I.7, PL.(1164 ), s/n inv.). En esta última vasija se observa que la hetaira luce una cinta con colgantes en una de sus piernas, atributo habitual de su clase.

La técnica de figuras rojas en la cerámica griega se remonta al s. VI a.C. en Atenas, cuando se invirtió el método de figuras negras con el fin de lograr un mayor detallismo y expresión en la ornamentación de las vasijas. Este efecto se conseguía cuando los pintores utilizaban arcilla refinada (la misma arcilla utilizada para el vaso, pero diluida en agua) para representar las siluetas, detalles y fondo de las composiciones antes de la cocción en el horno. De esta forma, las altas temperaturas fomentaban la oxidación de la superficie cubierta por esta mezcla, dando como resultado los brillantes fondos negros, casi teatrales, característicos de este estilo.

Curiosamente, muchos de estos vasos con representaciones eróticas han sido hallados en un contexto funerario, en tumbas de jóvenes doncellas y niñas: los especialistas proponen que la inclusión de esta iconografía en el ámbito infantil haría alusión a la felicidad marital y sexual de la que han sido privadas; es un gesto que alude a la necesidad de «completar» la experiencia vital.

BIBLIOGRAFÍA:

- ARKINS, B. «Sexuality in fifth century Athens», Classics Ireland, 1, 18-34. 1994.
- BÁDENAS DE LA PEÑA, P. Y OLMOS, R. «La nomenclatura de los vasos griegos en castellano. Propuestas de uso y normalización», AEArq 61, p. 61-79. 1988.
- BANNER, M.L. Sex and Pottery: Erotic Images on Athenian Cups, 600-300 BC. Tennessee State University. 2003.
- BEAZLEY, J.D. Attic Red-Figure Vase-Painters, 2ª edición. Oxford. 1963.
- CARPENTER, T.H., MANNACK, T., MENDONCA, M. Beazley Addenda, 2ª edición. Oxford. 1989. p. 305.
- CULPEPPER STROUP, S. «Designing Women: Aristophanes’ Lysistrata and the Hetairization of the Greek Wife», Arethusa: 37, 55, FIG.5. 2004.
- DAVIDSON, J. Courtesans and Fishcakes: The consuming passions of classical Athens. NY. 1997.
- DIERICHS, A. Erotik in der Kunst Griechenlands. Mainz. 2008. p. 76, FIG.55A.
- DIPLA, A. «Selected for the Dead: Erotic Themes on Graves Vases from Attic Cemeteries», Encountering Imagery: Materialities, Perceptions, Relations. Stockholm. 2012. p. 209-233.
- FUTO KENNEDY, R. Immigrant Women in Athens: Gender, Ethnicity, and Citizenship in the Classical City. NY. 2014. p. 69.
- HOFFMANN, H. Sexual and Asexual Pursuit. A Structuralist Approach to Greek Vase Painting, Occasional Paper, 34. London. Royal Anthropological Institute of Great Britain and Ireland. 1977.
- KEULS, E. The Reign of the Phallus. NY. 1985. FIG.162.
- KILMER, M.F. Greek Erotica on Attic Red-Figure Vases. Londres. 1993. PL. AT P.147, R864.
- PESCHEL, I. Die Hetare bei Symposium und Komos in der attisch rotfigurigen Malerei des 6.-4. Jhs. v.Chr. Frankfurt. 1987. PL.186.
- MCLURE, L y FARAONE, C.A. Prostitutes and Courtesans in the Ancient World, Madison. 2006.
- PALEOTHODOROS, D. «Sex and the Athenian Woman: A Contextual Analysis of Erotic Vase-Paintings from Attic Graves of the 5th Century BC». British Archaeological Report. Oxford. 2012. p. 21-39.
- POMEROY, S.B. Goddesses, Whores, Wives and Slaves: Women in Classical Athens. NY. 1975.
- VON REDEN, S. Exchange in Ancient Greece. Londres. 1995. PL.6C.
- RICHLIN, A. Pornography and Representation in Greece and Rome. NY. 1992.
- SANCHEZ, C. Arte y erotismo en el mundo clásico. Madrid. 2005. p. 89-91.
- SELTMAN, C. Women in Greek Society. Londres. 1953. p. 115 y ss.

Obras de arte relacionadas

cilindro ancho maya mayan Valle de Ulua dancing bird bailarin ave j bagot arqueologia
Crátera de Campana Griega, Gnathia j bagot arqueologia
Och Chan dios god vaso maya mayan vases j bagot arqueologia
cilindro maya cocodrilos j bagot arqueologia

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR