Máscara de sarcófago

Consultar
El descubrimiento de sarcófagos antropomorfos, realizados en terracota, con unas fisionomías egipciantes, en excavaciones en todo Israel ha generado una gran atención académica. Los sarcófagos, cilíndricos y de gran tamaño, fueron producidos mediante la técnica del bobinado. La parte superior de éstos están adaptados para poner una tapa en donde se representa el rostro del individuo, junto a sus brazos y manos en una amplia variedad de estilos. Esta tapa se cortada del sarcófago antes de su total secado, permitiendo así un encajando perfecto. A través de la obertura realizada, el cuerpo del difunto, así como las ofrendas funerarias, puede depositarse en su interior. Algunas de las tapas, así como los sarcófagos, tienen trazas de haber sido pintados: los retratos son pintados en blanco, los labios y mejillas en rojo, y los ojos en negro o en amarillo. Cada una de las tapas exhiben diferentes estilos, algunas de las características son: una peluca, una flor de loto en la frente, ojos, cejas, nariz, boca, barbilla, barba de Osiris, mejillas, orejas, brazos y manos. Algunos de estos detalles son creados aplicando arcilla sobre la tapa o a través de marcas. En la parte inferior de los sarcófagos aparece una protuberancia que se entiende como la zona donde reposarían los pies del difunto, que en muy pocos casos son realísticos, pero habría que entenderlo como un recurso usado por los artesanos para mantener en pie el sarcófago para poder trabajar con el antes de la cocción del mismo.

Según datos, se han encontrado 130 sarcófagos antropomorfos entre completos y fragmentarios dentro de la frontera de Canaán. Por ejemplo, en las excavaciones llevadas a cabo según técnicas arqueológicas en Deir el-Balah (Sur de Gaza) tan solo se han encontrado cuatro tumbas conteniendo este tipo de sarcófagos, del mismo modo, treinta y tres sarcófagos, con sus respectivas tapas, y once tapas adicionales se encuentran en el Israel Museum Collection (muchos de estos procedentes de la colección Dayan y presuntamente provenientes de Deir el-Balah). Un sarcófago en la colección del Hecht Museum, Haifa, y unas tapas en el Bible Land Museum de Jerusalén, provienen, presuntamente todos ellos, del mismo yacimiento de Deir el-Balah.

Es costumbre dividir estos sarcófagos en dos tipos: el primero de ellos incluye aquellos sarcófagos en donde la cabeza y los hombros están claramente definidos, similares a los sarcófagos en madera o en piedra encontrados en Egipto. El segundo tipo, consiste en sarcófagos cilíndricos en donde la cabeza y los hombros no están delimitados. A su vez, según las características de la tapa se pueden dividir en dos grupos: el de tipo naturalístico con detalles en el rosto más delimitados, y el llamado vulgarmente “grotesco”, menos detallado y ciertamente exagerado, llegando a rozar la caricatura. En Beth Shean, el primer tipo, el naturalístico, está más presente que en los otros yacimientos. En el caso de Deir el-Balah, los del tipo “grotesco”. Pero tanto en el primero, como en el del segundo caso, ninguno de ellos corresponde a un retrato individual del difunto, sino a una idealización del rostro de un individuo con distintos estilos que los individualizan.

Tan solo, mediante técnicas de excavación arqueológicas recientes, cinco sarcófagos han sido encontrados in situ, pero cabe destacar que solo uno de ellos presenta un solo difunto en su interior (Tel Shadud) mientras que los otros, encontrados en Deir el-Balah, se han hallado con más de un difunto en su interior, y en ambos casos, se han encontrado restos de animales, tales como pescados, ganado y cerdos en su interior como provisiones para él o los difuntos en la otra vida.

El material funerario encontrado en las tumbas recientemente excavadas se encuentra con cerámica Cananita, cerámica de estilo egipcio, y cerámica importada desde Egipto, Chipre o des de Grecia. Materiales de lujo, como recipientes en alabastro, bronce, vasos en vidrio, joyería realizada en oro o en cornalina, escarabajos, amuletos y diversas figuras han sido encontrados también en el interior de los sarcófagos o fuera de ellos. Algunos de estos últimos objetos, han sido importados directamente desde Egipto, mientras que otros son reproducciones realizadas en Canaán.

No hay duda que los sarcófagos antropomorfos encontrados en la región de Canaán son el resultado de un contacto cultural entre Egipto y esta tierra a finales de la Edad del Bronce, viendo el parecido, tanto de los sarcófagos antropomorfos, como el material funerario que se encuentra dentro y en el exterior de éstos, en la misma tumba. Sin embargo, resulta difícil especificar quienes son, su identidad cultural, pues distintas teorías optan por egipcios desplazados en la zona, filisteos u otros, siendo todas estas suposiciones verídicas en todos los términos. Siendo en un origen una práctica de los administradores egipcios en la frontera entre Canaán y el Antiguo Egipto, que luego derivó en una adopción o asimilación por parte de la élite de la población Cananita.

BIBLIOGRAFÍA:

- Pharaoh in Canaan: The Untold Story. The Israel Museum. Jerusalem. 2016. pág. 96 – 100.

Obras de arte relacionadas

sarcófago sarcofage lid tapa cananita canaan israel j bagot arqueologia
cabeza votiva grecia j bagot arqueología
relieve sarcofago romano demeter j bagot arqueologia

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR