Mesa de ofrendas

Consultar
Pequeña mesa de ofrendas votiva con la representación de un cuarto trasero de bóvido, cuatro panes y dos pares de tiras juntas que pueden hacer referencia a costillas de bóvidos o a lechugas según varias interpretaciones, sobre la superficie.

Las mesas de ofrendas, en la mayoría de los casos realizadas en piedra, se colocaban en las capillas de las tumbas para ser usadas tanto por sus familiares como por sacerdotes funerarios. Éstos daban ofrendas de trigo, cebada y dátiles que disponían en las cavidades, además, sobre ella, se vertían líquidos en rituales de libación, por ello aparece un rebosadero que sale del medio del cuadrángulo central.

En el Imperio Medio se desarrolló una mesa de ofrendas, como en este caso, realizada en terracota, un material poco resistente, y colocada en el interior de las tumbas, como parte del ajuar funerario. Estos dos hechos inducen a pensar que se trata de meras mesas votivas, en ningún caso eran usadas para hacer libaciones ni ofrendas en la capilla.

Los bajorrelieves plasmados en las capillas de las tumbas, así como en este tipo de objetos, que equivocadamente generalizamos como "decoración", tenían una única y concreta función: servir al muerto en su viaje y estancia en el Más Allá. Se pedía para ello la ayuda a los dioses, familiares y amigos: que el “ka” no estuviese privado de alimentos. En previsión de que estas ofrendas principalmente alimenticias, pero también de vestidos y ungüentos, no faltasen si los mortales por alguna causa no pudiesen satisfacerlas, se recurrió desde los primeros tiempos a la figuración de las principales cadenas de producción. No bastaba con pintar una mesa de ofrendas completa y llena a rebosar con "miles de cosas buenas y puras", porque era de pronto consumo. Había que asegurar que desde la siembra en los campos hasta el almacenaje de los productos básicos el ritmo de producción se perpetuase eternamente. El “ka” se dejaba engañar, y la magia transformaría los productos pintados esculpidos en alimentos asimilables. Una mesa de ofrendas bien provista, como en este caso, era el fin último de toda representación.

PARALELOS:

- Museo Archeologico Nazionale, Florencia.

Obras de arte relacionadas

herma janiforme romana j bagot arqueologia
pasarriendas roma bronce j bagot arqueologia
dios ptah egipcio j bagot arqueologia
Diosa Atenea bronce romana j bagot arqueologia

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR