Pareja de asas con esfinges

Consultar
Pareja de asas que formarían parte de un cuenco, olla o de una copa de cáliz. Tienen la sección cuadrada hueca en forma convexa, para sostener mejor el recipiente hoy perdido. Ambas asas están rematadas con una esfinge, se apoya con los cuartos traseros, y se erigen hacia delante con las dos patas estiradas, que serían el punto se sujeción de las asas con la parte superior del recipiente.

Ambas esfinges, idénticas, únicamente una ladea la cabeza hacia la izquierda y la otra hacia la derecha, aunque en menor medida, se presentan según la concepción social griega de este ser mitológico. Con busto femenino, cuerpo y cola de león, grandes alas de ave y testa femenina humana. Ambas cabezas están decoradas con una diadema y el pelo recogido por un moño en la parte posterior. Cabe destacar el trabajo preciso y detallista en la realización de los rostros como de las alas de la esfinge, así como el movimiento que desprenden, dando realismo al conjunto. Puede apreciarse unn claro interés por las diferentes plumas que componen la anatomía de las aves: las que se insertan en el cuerpo son pequeñas y cortas, semejantes a escamas, mientras que las que se hallan en las extremo son largas y estrechas para levantar vuelo.

Según las fuentes literarias antiguas, la esfinge era un monstruo con rostro y busto femenino, garras de león, cuerpo de perro, cola de serpiente y alas de pájaro. Su aspecto pálido, boca venenosa y mirada ígnea caracterizaban a este demonio de ascendencia divina, cuya presencia entre los humanos provocaba incertidumbre y terror. Es posible que este híbrido tuviera su origen en la iconografía egipcia, en donde se representaba con cuerpo felino y rostro humano, probablemente vinculado al poder divino del faraón.

El prototipo escultórico de las esfinges griegas aparece alrededor del s. VII a.C. en terracota, generalmente decorando grandes vasijas. Un siglo más tarde, aparecería en la estatuaria de mármol coronando exvotos sedentes sobre una columna. La naturaleza agresiva y monstruosa del híbrido se canalizó en el arte funerario, sirviendo como símbolo apotropaico para repeler fuerzas malignas: por ello, es habitual hallar esta iconografía en metopas y acróteras huecas en las necrópolis griegas del s. VI a.C., generalmente de perfil y girando el rostro con la mirada en el espectador, desafiante.

BIBLIOGRAFÍA:

- BILLOT, M.F. “Le Sphinx du Louvre CA 637”, Bulletin de Correspondence Hellénique. 1977.
- MARCONI, C. Temple Decoration and Cultural Identity in the Archaic Greek World. Getty Foundation. 2007.
- RENGER, A.B. Oedipus and the Sphinx: The Threshold Myth from Sophocles through Freud to Cocteau. UCP. 2013.

Obras de arte relacionadas

oinochoe etrusco bronce j bagot arqueologia
oinochoe daunia griega j bagot arqueologia
cista etrusca bronce pegaso grecia jbagot arqueologia
pareja asas plata esfinge griega calice kalis greek silver tracia j bagot arqueologia

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR