Cabeza de herma representando a Dionisos

Consultar
Esta herma ha sido representada con la imagen del dios Dionisos, o Baco según la mitología romana. Como atributo característico para poder determinar la identidad de la representación sobresale, a parte de la juventud que desprende, la corona de hiedra ubicada encima de su cabeza.

La herma constituye una creación griega cuyo origen se remontaría al s. VI a.C. Se trata de un pilar esculpido en piedra, generalmente de sección cuadrada, sobre el cual se situaba el busto del dios Hermes, de quien hereda el nombre, mientras que en la parte frontal del mismo se tallaba un falo erecto, símbolo de la fertilidad, pero también de la defensa y la profilaxis. No obstante, otras teorías sostienen que la primera herma representaba en realidad a Dioniso, dios de la fertilidad y la naturaleza en su estado primigenio.

Las hermai (herma en plural) se colocaban en el ámbito rural para delimitar carreteras y establecer los límites de las propiedades, aunque en las ciudades era habitual hallarlas fuera de las casas, junto a una figura de Hécate, protectora de los cruces de caminos. En la Antigüedad se creía que en las zonas fronterizas, de tránsito, también llamadas «liminales», habitaban seres malignos que podían decidir el destino de quien se atreviera a cruzarlos. Por ello, proliferaron todo tipo de creencias y amuletos que aseguraban proteger a los viajantes y comerciantes.

Las cualidades apotropaicas, es decir, de alejamiento de lo maligno, ya fuera espíritu, adversidad o enemigo, de las hermai propiciaron que se mantuviera el estilo arcaico que caracterizara los primeros ejemplares conocidos. Si bien las hermai, como tipología escultórica, evolucionaron desde la representación del dios Hermes, mediante la adición de otras divinidades o retratos de hombres ilustres, es posible afirmar que se intentó mantener el estilo primitivo. En época romana, las hermai perdieron su sentido original al ser incorporadas a los jardines de las grandes domus, con una mera función estética, simple evocación del clasicismo heleno, aunque en ocasiones, continuaran tallándose los órganos sexuales en la parte inferior del pilar como reminiscencia de su arcaica relación con el culto a la fecundidad.

BIBLIOGRAFÍA:

- GOLDMAN, H. The origin of Greek Herm, American Journal of Archaeology 47, pp. 58-68. 1942.
- LULLIES, R. Die Typen der griechischen Herme. Königsberg. 1931.
- SCHRÖDER, S. F. Catálogo de la escultura clásica, Museo Nacional del Prado. Madrid. 2004.

Obras de arte relacionadas

amuleto itifalico egipcio egyptian falus amulette ptolemaic period j bagot arqueologia
Niño sobre un ganso griega j. bagot arqueologia
sátiro j bagot arqueologia
pasarriendas roma bronce j bagot arqueologia
dios harpocrates egipcio j bagot arqueologia

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies