Diosa Isis-Hator

Consultar
Escultura en bulto redondo de la Diosa Isis-Hator. Representada como una mujer joven, estante, con la canónica postura de las deidades egipcias; el pie izquierdo adelantado en actitud de marcha, el brazo derecho hacia abajo junto al cuerpo, y el izquierdo hacia delante con el puño cerrado para sujetar el cetro típico de los dioses, el cetro “was”. Va ataviada con un vestido largo ceñido al cuerpo, que le cubre desde los hombros hasta so tobillos, aún así se le marcan tanto los senos como el ombligo. Los atributos que permiten la identificación de la diosa son, su característico peinado, una voluptuosa peluca triangular, que desciende por delante de los hombros y por la parte de la espalda, únicamente deja entrever debajo del rostro parte del collar “menat” que luce. La peluca está decorada mediante incisiones por cobrar reales tocadas con discos solares así como una piel de buitre en la parte superior, del que sobresale su cabeza. Sobre dicha piel se alza una corona compuesta por una base circular, que muy esquemáticamente la forman cobras erguidas, sobre la que descansan dos largas plumas de avestruz “atef”, junto a una corona compuesta por dos cuernos de baca con un disco solar en medio, icono de la diosa Hathor.

Tanto Isis como Hathor fueron dos de las diosas más importantes en el panteón egipcio. En muchas de las representaciones encarnan atributos y poderes similares, lo que conllevó un sincretismo entre ellas, según la actuación con la que se identificaran.

La diosa Isis, según los relatos, era hija de Gueb y de Nut, hermana de Osiris, de quien también fue considerada la esposa. Esta deidad fue denominada como; «Gran maga», «Gran diosa madre», «Reina de los dioses», «Fuerza fecundadora de la naturaleza», «Diosa de la maternidad y del nacimiento».

Osiris reinaba en el antiguo Egipto con paz, armonía y sabiduría. El Nilo fertilizaba la tierra y las cosechas eran abundantes. Un día, Osiris salió de viaje para conocer otras civilizaciones y dejó el reino bajo el mando de su esposa Isis. Seth, su envidioso hermano, se sintió humillado pues creía que él debería gobernar y no Isis. A su vuelta Osiris fue asesinado por su hermano y la diosa Isis, auxiliada por otras divinidades como Neftis y Anubis, buscó y encontró el cuerpo troceado de su esposo, lo recompuso y, por medio de especiales ritos, le devolvió a la vida. Tras ello se unió físicamente al dios resultando embarazada de él. El hijo póstumo de Osiris sería Horus niño, Harpócrates, quien posteriormente vengaría a su padre luchando contra Seth.

Al ser una de las deidades principales, Isis fue venerada durante toda la historia de Egipto, ya en la última época se le erigió su mayor templo den la isla de Philae. El mundo grecorromano adoptó sus características asociándolas a Afrodita y Venus. Otro de sus principales aspectos: la condición de «madre del dios» también sería relevante en sus cultos influenciando al catolicismo y al cristianismo ortodoxo.

Hathor es la diosa del cielo, el amor, la alegría, la música y la danza. Diosa protectora de la maternidad y de los niños. Esta diosa se ve representada principalmente como una mujer con orejas o cabeza de vaca, cuernos liriformes y disco solar. En algunas ocasiones se identifica con otras diosas como Sejmet y Tefnut bajo el aspecto de leona, y con Bastet e Isis, con las que casi se confunde, con las que comparte funciones y leyendas. Fue una de las muchas diosas que asumió el papel del Ojo de Ra, la contraparte femenina de Ra, y en esta forma tenía un carácter vengativo que lo protegía de sus enemigos. Su lado benefactor representaba la música, la danza, la alegría, el amor, la sexualidad y el cuidado materno, y actuaba como consorte de varias deidades masculinas y madre de sus hijos. Estos dos aspectos de la diosa ejemplificaban la concepción egipcia de la feminidad. Cruzó la frontera entre los mundos, ayudando a las almas fallecidas en su transición a la vida después de la muerte.

Esta pieza ha sido realizada mediante la técnica de la cera perdida, procedimiento escultórico por el cual se realiza primeramente un molde elaborado a partir de un prototipo, tradicionalmente tallado en cera de abeja. El modelo previo se rodea de una gruesa capa de material blando que se solidifica, normalmente barro; una vez endurecido se coloca en el interior de un horno, el cual derrite la figura de cera, saliendo ésta por unos orificios creados exprofeso, y en su lugar se inyecta metal fundido que adopta la forma exacta del modelo. Para extraer la pieza final es necesario retirar el molde.

PARALELOS:

- Catalogue Général des Antiquités Égyptiennes du Musée du Caire. Statues de Divinites. Institut Français d’Archéologie Oriental. El Cairo. 1905. Figura 38.979.
- Musée du Louvre. París. Figura E3637.
- Musée du Louvre. París. Figura N3808.

BIBLIOGRAFÍA:

- Dieux, génis et démons en égypte ancienne: À la rencontre d'Osiris, Anubis, Isis, Hathor, Rê et les autres. Musée royal de Mariemont. Morlanwelz. 2016. p. 220.
- Servir les dieux d’Égypte. Divines adoratrices, chanteuses et prêtres d’Amon à Thèbes. Musée de Grenoble. Somogy Éditions d’Art. 2018. Pp. 264 - 265.

Obras de arte relacionadas

Lar de Marte Victorioso j bagot arqueologia
Dios marte romano j bagot arqueologia
figura nayarit mexico j bagot arqueologia
dios osiris god egyptian egypte bronce bronze depósito votivo votive j bagot arqueologia
trajan trajano emperador roman empire roma marble j bagot arqueologia

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies