Ídolo de mujer sedente

Consultar
El cuerpo y el cabello están esculpidos en un mineral enumerado clorita, la cabeza y los brazos en cambio, tallados en piedra caliza blanca. El escote, cuya superficie está rebajada y alisada, probablemente estaba decorado con un elemento incrustado a modo de adorno, probablemente un collar, realizado en otro tipo de piedra o mineral. Éste fue ensamblado por medio de un pegamento, cuyas huellas no son visibles.

La estatuilla representa a una mujer sentada en el suelo, con las piernas dobladas y colocadas en una posición por lo menos incómoda o atípica. El busto es vertical, delgado y de forma rectangular, el contorno de los hombros es redondeado. Las piernas forman un semicírculo que se extiende delante de la figura. Un agujero ovalado, perforado entre los hombros, fue tallado para insertar el cuello y la cabeza de la estatuilla. La cabeza está finamente modelada con una cara ovoide, una nariz larga y puntiaguda, y una sola línea que denota la boca. En la parte superior de la cabeza lleva un tocado delgado y simple decorado con círculos grabados en forma de cuerda que probablemente indican el cabello rizado con dos mechones estirados justo arriba de las sienes. Las rodillas y los codos forman una superficie plana ideal para pequeñas ofrendas. Los brazos descansan sobre el cuerpo del vestido. Toda la superficie está finamente grabada con diseños de hojas grandes. Va ataviada con los kaunakes mesopotámicos, capa gruesa formada por una falda de lana con pétalos o plumas superpuestas. Esta ropa se originó en la civilización sumeria alrededor del año 2.500 a.C. y originalmente era el vellón de las ovejas con la piel al revés y la lana peinada en mechones decorativos en el exterior. Su naturaleza compuesta, que incluye varios elementos desmontables y el uso de diversos materiales, dan como resultado una superficie bicolor, que su característica más distintiva.

La Bactria corresponde a la región del Afganistán moderno que se encuentra al norte de las montañas del Hindu Kush. A finales del 3r y principios del 2nd milenio a.C., gozó de una época de prosperidad debido a su estatus privilegiado como proveedor de materias primas para Mesopotamia, destacando los minerales preciosos y piedras semi-preciosas. Produjo una gran variedad de recipientes y figuras en metal de una excepcional finura, junto a una serie de pequeñas estatuillas femeninas muy distintivas, comúnmente conocidas como las "princesas bactrianas", como este ejemplar.

Las "princesas bactrianas" son pequeñas figuras compuestas que constan de varias partes desmontables. Las dos piedras más utilizadas fueron la esteatita y la calcita blanca, que ofrecían un contraste de color entre el verde/gris y el blanco: la esteatita se usaba para las prendas y el tocado o el cabello, y la calcita para las partes del cuerpo que quedaban descubiertas. Las figuras generalmente están vestidas con los kaunakes. La posición de pie de esta figura es inusual, se conocen más de cuarenta figuras de "princesas bactrianas", la mayoría de ellas en posición sedente. En muchos casos los cuerpos estaban realizados por una sola pieza, pero se encuentran variantes con el cuerpo tallado en dos partes perfectamente unidas.

Cuando se publicaron los primeros ejemplos de esta tipología escultórica, algunos estudiosos creían que provenían de Fars, en el suroeste de Irán, pero en realidad derivan de Turkmenistán (en la antigüedad llamada Margiana o Bactria Margiana) y Pakistán, donde se han encontrado tanto en tumbas como en contextos no funerarios. Unos once han sido excavados, nueve en el sureste de Turkmenistán y dos en Pakistán. El único ejemplo completo es de la llamada TOMB 1799 en Gonur-depe. El resto de ejemplares se encuentran en colecciones dentro de los museos y en manos particulares.

Este tipo de figuras varían en altura, entre siete y veinte centímetros, y entre cinco y dieciséis de anchura. Se han hecho intentos para interpretar estas figuras como deidades o personajes prominentes dentro de la sociedad, pero no existe información insuficiente para permitir una conclusión satisfactoria. La principal pregunta planteada es a quién representan: ¿posiblemente damas de alto rango que se llevaron sus efigies a la tumba? La única escultura calificada como "princesa", que se descubrió completa, procede de un contexto arqueológico documentado con precisión. La gran diversidad encontrada en los rostros y los peinados podría apoyar esta interpretación. La otra hipótesis a menudo presentada es que podrían representar a las diosas, o incluso a la gran diosa que en la mitología de Asia Central reinó sobre el mundo natural, pacificando a las fuerzas elementales, a menudo representadas como leones, serpientes o dragones. Sin embargo, no hay duda de que son seres que proyectan un poder y una autoridad. Las afinidades iconográficas con los objetos mesopotámicos e iraníes, ayudan a definir el marco cronológico: los arqueólogos acuerdan por unanimidad fechar estas figuras al final del tercer milenio o principios del segundo milenio antes de Cristo. Por lo tanto, son contemporáneos con otras producciones artísticas notables de esta región durante los tiempos prehistóricos (orfebrería, vajillas de metal, sellos, etc.).

PARALELOS:

- Estatuilla de mujer vestida con un kaunakes, llamada “Princesa de Bactria”. Musée du Louvre. París. Francia. Inv. AO 22918.
- Estatuilla de mujer vestida con un kaunakes, llamada “Princesa de Bactria”. Musée du Louvre. París. Francia. Inv. AO 31917.
- Figura compuesta representando a una mujer. Metropolitan Museum of Art. Nueva York. Donación de Norbert Schimmel Trust, 1989. Inv. 1989.281.41a, b.
- Figura compuesta representando a una mujer. Museo Nacional de Turkemenistan. Ashgabat. Turkmenistán. Ejemplar mencionado en el informe como procedente de la TOMB 1799 en Gonur-depe.

BIBLIOGRAFÍA:

- AMIET P. L’âge des échanges inter-iraniens: 3500-1700 av. J.-C. Paris. 1986.
- ARUZ J. (ed.), Art of the First Cities, The Third Millenium B.C. from the Mediterranean to the Indus. New York. 2003. pp. 347-375.
- BENOIT A. Art et Archéologie : les civilisations du Proche-Orient ancien, Paris. 2003. pp. 314-17.
- BENOIT A. Princesses de Bactriane. Paris. 2010.
- LIGABUE G. SALVATORI S. (ed.), Bactria: An Ancient Oasis Civilisation from the Sands of Afghanistan. Venice. 1988. pp. 244 ff, nos. 112-113 y 114-115.
- POTTIER M.-H. Matériel funéraire de la Bactriane méridionale de l’Age du bronze. Paris. 1984. pp. 44-46 y pp. 74-77.
- WINKELMANN S. Le dee dell’altopiano iranico e della Battriana, en LIGABUE G. (ed.), Dea Madre. Milan. 2006. pp. 193 ff.
- Idoli. Il potere dell’immagine. Fondazione Giancarlo Ligabue. Milan. 2018.

Obras de arte relacionadas

Ídolo Oculado iberico iberian idol
idolo kusura anatolia j bagot arqueología
idolo anatalia turquia j bagot arqueologia
idolo anatalia turquia j bagot arqueologia
idolo anatalia turquia j bagot arqueologia

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies