Metopa de templo con Heracles luchando contra el toro de Creta

Consultar
Altorrelieve parietal esculpido para emplazarlo en el friso de un templo griego, entre triglifos. La escena permite ver a dos figuras, un hombre de cuerpo musculado luchando contra un animal, ambos se identifican, como se describe, con Heracles y un Toro. La escena representa el séptimo trabajo de Hércules, cuyo objetivo era capturar al toro de Creta, por encargo del rey Minos. Por tanto cada metopa del friso se correspondería con uno de los 12 trabajos que tuvo que realizar.

En la escena, aparecen ambas figura sobre un plinto rectangular. El toro, erguido sobre sus cuartos traseros se abalanza sobre Heracles, quién frena la embestida con sus brazos, apoyando la pierna derecha en una roca. Puede verse como le cuelga de los hombros la piel del León de Nemea y detrás de la pierna flexionada está su clava.

Por su procedencia, aparecen publicadas en el catálogo de Sotheby’s del año 1995 tres metopas, cada una con un trabajo distinto de Heracles, que por estilo pertenecen a una misma construcción griega, formarían un mismo conjunto, hoy en día disperso.

El toro es el que Poseidón hizo salir del mar cuando el rey Minos prometió ofrecer un sacrificio al dios. Minos lo encontró tan esplendoroso que lo incorporó a sus rebaños como semental en lugar de sacrificarlo, Poseidón enfurecido hizo que la reina Pasífae se enamorara del animal y concibiera de él un híbrido, el Minotauro, tras lo cual hizo enloquecer al toro. Heracles se presentó a Minos, que le autorizó para capturar con sus propias manos al toro cretense. Heracles consiguió dominar al animal y lo condujo, a través del mar Egeo, hasta Micenas. Euristeo, al ver al hermoso animal, lo quiso ofrecer en sacrificio a Hera, pero la diosa lo rechazó al ver su ferocidad, por lo que Euristeo lo dejó en libertad.

Los doce trabajos del héroe Heracles se representaban con frecuencia en la decoración arquitectónica griega, especialmente en las metopas que adornaban el arquitrabe de los templos. El ejemplo más famoso apareció en las doce metopas del templo de Zeus del siglo V a.C. en Olimpia.

Heracles es el héroe más famoso de la mitología griega y quizás también de la antigüedad clásica. Su nombre deriva de la diosa Hera y de la palabra griega “kleos” (gloria), es decir “gloria de Hera”. Era considerado hijo de Zeus y Alcmena, una reina mortal, hijo adoptivo de Anfitrión y bisnieto de Perseo por la línea materna. Recibió al nacer el nombre de Alceo o Alcides, en honor a su abuelo; si bien esta misma palabra evoca la idea de fortaleza. Fue en su edad adulta cuando recibió el nombre con que se lo conoce, impuesto por Apolo, a través de la Pitia, para indicar su condición de servidor de la diosa Hera. En la antigua Roma, así como en Europa Occidental, es más conocido como Hércules y algunos emperadores romanos ―entre ellos Cómodo y Maximiano― se identificaron con su figura.

Su extraordinaria fuerza es el principal de sus atributos, pero también lo son el coraje, el orgullo, cierto candor y un formidable vigor sexual. Se le considera el ancestro de los Reyes de Esparta, fue una de las razones de la difusión de su leyenda y su culto, haciendo de Heracles el héroe dorio por excelencia. Abundan los relatos mitológicos sobre él, y los más famosos son los doce trabajos. Las historias de las cuales es protagonista forman un ciclo que se desarrolló constantemente durante toda la Antigüedad, motivo por el cual es difícil hacer una exposición cronológica o siquiera coherente de ellas.

En la arquitectura clásica, una metopa es un elemento arquitectónico rectangular que llena el espacio entre dos triglifos en un friso dórico, que es una banda decorativa de triglifos y metopas que se alternan sobre el arquitrabe de un edificio del orden dórico. Los metopas a menudo tenían pintura decorada o escultórica; el ejemplo más famoso son las 92 metopas del Partenón, algunas de las cuales representan la batalla entre los Centauros y los Lapitas. La pintura en la mayoría de las metopas se ha perdido, pero quedan suficientes rastros para permitir una idea cercana de su aspecto original.

En términos de estructura, las metopas pueden ser talladas a partir de un solo bloque con un triglifo (o triglifos), o pueden cortarse por separado y deslizarse en las ranuras de los bloques de triglifos como en el Templo de Afea. A veces, las metopas y los frisos se cortaban de diferentes piedras, para proporcionar un contraste de color. Aunque tienden a ser de forma cuadrada, algunas metopas son notablemente más grandes en altura o ancho. También pueden variar en anchura dentro de una única estructura para permitir la contracción de las esquinas, un ajuste del espaciado de la columna y la disposición del friso dórico en una sien para hacer que el diseño parezca más armonioso.

PARALELOS:

- Hércules contra el toro de Creta, metopa del templo de Zeus en Olimpia, circa 460 a.C. Museo Arqueológico de Olimpia, Grecia.

BIBLIOGRAFÍA:

- REINACH, S. “Repeteroire de la statuaire grecque et romaine, tome IV”. « L’ERMA » di BVRETSCHNEIDER. Roma.

Obras de arte relacionadas

metoa griega greek metope hercules herakles j bagot arqueologia
Antefija con Gorgona etrusca
metoa griega greek metope hercules herakles j bagot arqueologia
Antefija con la imagen de la ninfa Io

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies