Sarcófago

Consultar
El sarcófago, de grandes dimensiones, se enmarca en un conjunto de sarcófagos llamados “estrigilados”, cuya producción se hizo enormemente popular en Roma a partir de la década del 130 y hasta el siglo VI. El mundo académico estima en unos mil los sarcófagos y fragmentos de esta tipología conocidos.

El sarcófago, de forma rectangular, tiene decoraciones en relieve en la parte frontal y en dos de los laterales, en cambio la parte trasera, que originalmente se apoyaba en el muro del edificio funerario donde el sarcófago se emplazó originalmente, aparece sin decorar. Asimismo, y como es habitual en sarcófagos de esta tipología, el trabajo de escultura del panel frontal es significativamente más profundo que el trabajo realizado en los laterales. Estos sarcófagos se emplazaban en hipogeos y mausoleos familiares, donde se depositaban varios sepulcros juntos tocándose en los laterales, o bien dispuestos en nichos estrechos, por éste motivo los laterales siempre aparecen trabajados en un relieve más bajo, pues evita roturas en caso de roce con otros sarcófagos o con las paredes de los nichos. Buenos ejemplos de ello, son el mausoleo Z “de los egipcios” en el cementerio Vaticano, donde los sarcófagos eran colocados en nichos o el ejemplo de la tumba 11 de la “Isola Sacra”, en Fiumicino, donde los laterales de los sarcófagos se tocan.

El esquema decorativo del sarcófago se caracteriza por dos grandes campos enmarcados en la parte frontal completamente cubiertos por “estrígiles”, unas decoraciones en forma de S que recuerdan la forma de los objetos utilizados por los atletas en el mundo greco-romano para limpiar el aceite con el que recubrían sus cuerpos después de practicar deportes como la lucha. Entre las zonas de estrígiles, aparece en la parte central del sarcófago, en su vista frontal, un templo soportado por dos columnas salomónicas con la figura mitológica de Meleagro (en una posición derivada de la creación del escultor griego Scopas). Éste es representado desnudo y con una clámide, con otra figura de difícil identificación a sus pies. A su derecha aparece la figura de Atalanta, ataviada con un chitón, un carcaj a sus pies y un perro de caza, parcialmente conservado, en el fondo aparece un árbol. A la izquierda de Meleagro aparece la figura de un cazador herido, desnudo y con una clámide.

En cada uno de los laterales se tallaron escudos y hachas dobles, en alusión a la batalla entre los griegos y las amazonas, motivo muy repetido en la producción metropolitana de Roma, así como en los talleres de Ostia, desde la década del 160 y hasta la segunda mitad del siglo III d.C.

El paralelo más próximo, en cuanto a esquema decorativo se refiere, es un sarcófago conservado en el Museo Nacional Romano y fechado en la década de 160 d.C. y con una decoración casi idéntica. Este sarcófago del museo romano parece ser relativamente más modesto en tamaño (125 x 35 x 41 centímetros) y ejecución. Otros tres sarcófagos con la misma temática son conocidos por el mundo académico, incluyendo uno también con Meleagro, pero más tardío en época (circa 250 d.C.) que se conserva en Wilton House, Salsbury, adquirido por una familia nobiliaria inglesa en Italia, como en este caso. Este tipo de coleccionismo de los siglos XVII - XIX es habitual entre la nobleza europea, en el período conocido como “Grand Tour” y el sujeto de la decoración “estrigilada” es adaptada en creaciones artísticas inglesas de éstos siglos.

El sarcófago procede de talleres metropolitanos romanos, aunque no se pueden descartar los talleres de Ostia. La industria de producción de sarcófagos se abastecía de las canteras, las de Luni-Carrara y las del Prononnesio. En el caso estudiado el material en el que está trabajado es mármol proconnesio, denominación que describe una variedad de mármol que está entre las más utilizadas en el arte de la Antigua Roma. Se caracteriza por su color blanco y sfumatura cerúlea, uniforme o con vetas gris-azuladas, que incluyen cristales de gran tamaño.

Las canteras, de propiedad imperial, se encontraban en las actuales localidades turcas de Monastyr, Kavala y Saraylar, en la isla de Mármara o isla Proconneso (Προκόννησος Prokónnesos) de la Propóntide o mar de Mármara que en la época romana dependía administrativamente de la antigua ciudad de Cizico, en la costa anatólica.

Se utilizó localmente en la época griega, y para la segunda mitad del siglo I comenzó a exportarse. Uno de los primeros ejemplos de su uso en Italia se encuentra en la ampliación del templo de Venus en Pompeya, que se estaba acometiendo en el momento de la erupción del Vesubio (año 79). En los siglos II y III se difundió por las regiones orientales del Imperio, además de utilizarse en la ciudad de Roma y en la zona del Danubio. En el siglo IV aparece como uno de los mármoles de menos precio en el edicto de los precios de Diocleciano, lo que corresponde con ser uno de los más difundidos, a causa principalmente de su mayor facilidad de transporte, al estar las canteras junto al mar. Se utilizó masivamente en la construcción de Constantinopla. Siguió utilizándose durante las épocas bizantina y otomana, y hasta la actualidad. Entre otros edificios, se usó en los revestimientos murales del interior de la basílica de San Marcos(Venecia) y en las columnas de la basílica de San Juan y San Pablo (Roma). Desde la antigüedad, en las propias canteras se producían en serie elementos arquitectónicos, esculturas decorativas, sarcófagos y pilones. También se iniciaban esbozos, siguiendo indicaciones de los comitentes, que debían ser completados tras el transporte.

Estos grandes sarcófagos, que antes de terminar pesaban unas dos toneladas, eran cortados en bruto y transportados por par desde la actual Turquía hasta el puerto de Ostia, para abastecer a los talleres de escultura en Roma, para el mercado de la metrópoli. Existe un pecio cercano al actual Tarento con buenos ejemplos de estos sarcófagos inacabados siendo transportados a Roma.

Distintos estudios apuntan que podrían haber sido policromados o incluso dorados en la antigüedad, dándoles una apariencia metálica, ya que los escudos laterales se pintaban en azul y las zonas estrigiladas se cubrían de pan de oro. Desgraciadamente no se conservan ejemplares donde se conserven tales colores, aunque si trazas de ellos que han sido analizadas.

El coste de un sarcófago de éstas características suponía una importante inversión para quien comisionaba su construcción, se calcula que el precio en época de Diocleciano (284 - 305) por un sarcófago sin decoración podría superar los 15 sólidos, 150 argenteos o 15.000 denarios de cobre (después de reforma monetaria de Diocleciano). No hay estudios concretos al respeto pero el valor de un sarcófago de las características del descrito no era inferior al salario anual de un jefe de la guardia pretoriana y su uso era restringido a las élites económicas de Roma, así como para los ciudadanos más pudientes de provincias como Galia o Hispania.

En España existen algunos ejemplares de sarcófagos estrigilados de producción romana hallados en diferentes contextos, como el sarcófago del Pedagogo o el sarcófago de los leones, procedentes de la necrópolis paleocristina de Tarragona o los hallados en Turiaso (Tarazona) o Córdoba. Aunque en su mayoría son de tamaños menores e importados en la antigüedad. La tipología de sarcófago estrigilado falta en las colecciones del Prado y del Museo Arqueológico Nacional y los pocos que conocemos de colecciones privadas se conservan solo en estado fragmentario.

Blithfield Hall:

El “Blithfield hall” es una casa de campo en Staffordshire, situada a unos 14 quilómetros al éste de Stafford y catalogado como edificio de extraordinario interés histórico. Fue desde el siglo XIV la residencia de la familia Bagot. Las edificaciones son del período de la Reina Elisabeth I (1558-1603) con añadidos diseñados por el artista John Bucker en la década de 1820´s. Los terrenos (260 hecáreas) fueron propiedad de la familia Bagot hasta 1945, cuando fueron vendidas a la compañía de aguas de Staffordshaire, con la intención de crear una reserva de aguas, todavía existente y conocida como “Blithfield reservoir” (inaugurado por la reina de Inglaterra en octubre de 1953).

La casa y una parte de los terrenos fueron recomprados por Nancy (Lady Bagot) en subasta pública en 1959. Actualmente, el edificio principal donde permanecía el sarcófago es alquilado para eventos y se realizan visitas guiadas.

BIBLIOGRAFÍA:

- HUKINSON, Janet. Roman Strigillated Sarcophagi. Oxford. 2015.
- KOCH, G. Die mythologischen Sarkophage, Pt. 6: Meleage. 1975. Nº 144-147.
- NANCY, Lady Bagot. Blithfield Hall, A Country House Saved. 2011.

Obras de arte relacionadas

sarcófago sarcofage lid tapa cananita canaan israel j bagot arqueologia
cabeza votiva grecia j bagot arqueología
relieve sarcofago romano demeter j bagot arqueologia
sarcófago sarcofage lid tapa cananita canaan israel j bagot arqueologia
sarcófago sarcofage lid tapa cananita canaan israel j bagot arqueologia

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies