“Talatat” o relieve parietal con una escena fluvial

Consultar
Relieve parietal realizado a partir de un bloque rectangular de piedra arenisca de unas dimensiones proporcionadas que recibe el nombre en el mundo de la egiptología de “talatat”. Estos bloques talatats fueron utilizados durante el reinado de Akenatón en la construcción de templos en honor al dios Atón en Karnak y Aketatón, así como otros edificios de la capital amarniense en Tell el-Amarna. En realidad cada talatat tenía una medida estipulada de un codo real egipcio (entre 52,36 y 52,64 cm) de longitud por medio codo de ancho y medio de alto. Por su tamaño estándar junto a su reducido peso, hacían que fuera fáciles de transportar y permitía una construcción más eficiente. Su uso pudo haber comenzado en el segundo año del reinado de Akenatón. Después del Período de Amarna, se abandonó la construcción con talatats, aparentemente por no haber resistido la prueba del tiempo. En reinados posteriores, las construcciones que llevó acabo Akenatón fueron desmanteladas y reutilizaron estos talatats, sobretodo Horemheb y Ramsés II, como material de relleno para la construcción de pilonos y cimientos de otros grandes edificios en el recinto ceremonial de Karnak. Ello permitió que la egiptología haya recuperado un gran número de ejemplares, que hoy se conservan en varios museos de arte del mundo, arrojando luz sobre la historia, vida y arte de una época tan cambiante y oscura.

El presente relieve es de excepcional interés por ser un tema previamente conocido pero escasamente figurado, tanto a lo largo de las representaciones artísticas egipcias, como en el período Amarna; únicamente se conserva una escena fragmentaria de dos barcos reales amarrados en la orilla este del río Nilo junto al palacio real, hoy exhibidos en el Museum of Fine Arts de Boston (EE. UU.), junto a otro ejemplar de talatat que fue puesto a subasta en el año 2015.

Este talatat conformaría una escena en que unos barcos reales navegan sobre las aguas del Nilo. Puede decirse que navegan y no están parados por la actitud en que un barquero (en la zona izquierda de la escena), situado de pie sobre la zona de la popa del barco, que se representaría en el bloque seguidamente inferior, junto a un poste de dirección o timón, adornado con borlas y la terminación de una corona Khepresh (la corona de la victoria de color azul en forma de bulbo, esto llevaría a pensar que se trata de la embarcación del propio faraón Akenatón, ya que existe un relieve en el Museum of Fine Arts de Boston, con la misma escena de dos timones de una embarcación con la terminación en forma de cabezas de Nefertiti tocadas con su corona recta, en este caso la línea superior de la corona es curva lo que permite su asimilacion con el tocado del faraón y no con el de la reina), mientras con los brazos estirados hacia arriba sujeta o estira con ambas manos una larga cuerda (debido a los paralelos esquemáticos ya mencionados, sobretodo del Reino Antiguo, se trata de una cuerda que sustenta una de las esquinas superiores e inferiores de la gran vela rectangular del mástil central del barco, tensada cuando el viento ondea para poder direccionarla y mantener el rumbo). En la parte superior puede verse una franja azulada de líneas en zig-zag, representación de las olas en el río producidas por el viento. Esta franja superior de agua puede inducir a pensar en que el barco en el que estaría el remero se encuentra en un canal situado en un plano inferior, y existiría un segundo canal, el aquí representado en un plano superior, pero que en la realidad estarían ambos canales uno al lado del otro. Otra opción es que puede tratarse de un recurso artístico, como puede verse en la representación de jardines o de los Campos de Iaru en algunas tumbas del Imperio Nuevo, en que para plasmar varias actividades en un mismo horizonte pero en diferentes planos, posicionan cada plano en modo vertical, uno encima del otro, pero en realidad muestran un único espacio, en este caso sería el mismo río Nilo pero para manifestar diferentes embarcaciones que compondrían toda la escena sitúan varios trozos del río unos sobre los otros.

En la zona de la derecha, en mayor tamaño, dos hombres se paran con poses agresivas mirando hacia la embarcación; presentan el torso desnudo, con una marcada barriga caída, propio del estilo artístico amárnico, con un faldellín anudado en el centro, y sosteniendo con la mano izquierda y sobre sus hombros unos garrotes, y con la derecha un cuchillo o espada khopesh, en forma de media luna. Se desconoce si los hombres armados son guerreros, o posibles enemigos, sobretodo asiáticos, con el objetivo de atacar o comandar la nave, o los guardias encargados de proteger la preciosa carga del barco. Estas dos figuras se situarían en un plano diferente al barco, no están en su interior, sino en una orilla cercana, de ahí la diferencia de tamaños respecto al barquero (de nuevo el artista toma el recurso de superposición de planos).

ÉPOCA AMARNA:

El período de Amarna se desarrolla esencialmente durante el reinado de Akenatón. Cuando este excéntrico hijo de Amenhotep III ascendió al trono alrededor de 1370 a.C., Egipto dominaba un gran imperio y era la nación más rica del mundo civilizado. En poco más de una década, Akenatón revirtió esta situación.

Uno de sus primeros actos como rey (se llamaba entonces Amenhotep IV) fue la construcción de una gran capilla de piedra arenisca para Atón, una antigua manifestación del sol, en el Templo de Amón en Karnak. Desbancando así el culto al principal dios Amón, en la capital, Tebas, y en consecuencia retirando poder a la clase sacerdotal. Fue el primer monumento en el estilo de Amarna presumiblemente inspirado por el propio rey en el que un realismo extremo, era la característica más llamativa. El realismo nunca antes se había aplicado en la representación de la figura humana, siembre había seguido un canon artístico idealizado. Junto con esta "verdad en el arte", se encuentra una representación interminable del culto a Atón, único dios oficial (fue el famoso cambio del politeísmo al monoteísmo, al menos de carácter oficial), así como innumerables escenas de la vida cotidiana, muchas de ellas novedosas, nunca antes plasmadas en relieves o pinturas, escenas de acción momentánea junto a una disposición realista de los grupos de individuos. Quizás lo más atractivo son las representaciones de flores y entornos naturales. Las escenas de la vida doméstica de la familia real se vuelven comunes, cuando fuera de este período no se halla casi ningún ejemplo.

Alrededor del quinto año de su reinado, trasladó la capital de Tebas a El-Amarna, a más de doscientos kilómetros al norte, una tierra desértica e inhóspita. Esta nueva capital se llamó Aketatón, lugar en el que se construyó el Gran Templo de Atón; un edificio sin techo de grandes dimensiones lleno de mesas de ofrendas y muchos patios, pues como dios solar, debía de bañar todo el complejo con su luz, junto éste se erigieron otros templos más pequeños, palacios y edificios de placer. Sus oficiales y sirvientes construyeron sus casas y conformaron una fuerte capital.

La cronología del período de Amarna es compleja. Se sabe que Akenatón reinó durante diecisiete años, pero existe una considerable incertidumbre cuando comenzó su reinado. Algunos historiadores le dan diez años de corregencia con su padre Amenhotep III. Otros niegan cualquier corregencia y, de hecho, es difícil ver cómo se pudo haber establecido Akenatón como corregente. El problema aún está sin resolver. Incluso la fecha de su muerte, alrededor de 1353 a.C., no está clara. Tuvo un corregente y yerno, Smenkhare, que pudo haberlo sobrevivido muy brevemente. Si lo hizo, dejó pequeñas huellas. Tutankamón, hijo y heredero, subió en el trono que permaneció en Aketatón durante cuatro o cinco años. Finalmente regresó a Tebas, y a la adoración de los dioses antiguos, erradicando los cambios de su padre. Poco después de su muerte solo sobreviven rastros débiles del estilo Amarniense y ningún rastro de la herejía en la religión.

TALATATS AMÁRNICOS:

En el museo egipcio de Luxor, se ha remontado una pared del Templo de Atón que Akenatón construyó en Karnak y que posteriormente a su reinado se desmanteló y se utilizaron sus boques para las nuevas construcciones, como ya se ha dicho. Pero el grupo de talatats que conservan museos norteamericanos y europeos, así como en colecciones particulares, fueron adquiridos en el mercado del arte a inicios de siglo, todos de similar tipología y temáticas que apuntan a una misma procedencia. Consultando las publicaciones y los museos que los conservan; Metropolitan Museum of Art de Nueva York, Brooklyn Museum of Art de Nueva York, Kunsthistorisches Museum de Viena, Museum of Fine Arts de Boston y el The Virginia Museum of Fine Arts de Richmond, todos apuntan a que proceden de Hermópolis Magna, una ciudad situada en la orilla contraría del río donde Akenatón levantó su capital. Por tanto formarían parte del palacio real y de los templos de Atón de la capital amarniense Aketatón.

El profesor Günther Roeder, quien trabajó en la primavera de 1939 y anteriormente, hizo un hallazgo espectacular de unos mil quinientos bloques similares de las mismas dimensiones inusualmente pequeñas en Hermópolis Magna, en los cimientos de una construcción de Ramsés II de la Dinastía XIX. Por tanto, como sucedió en Karnak, se desmantelaron las construcciones de Tell el-Amarna y se aprovecharon como material de construcción. Probablemente, estos talatas conservados fuera de Egipto tuvieron una historia similar.

El uso de bloques de relieves de Amarna por los arquitectos de Ramsés II sugiere fuertemente que los templos y palacios de El-Amarna permanecieron en pie durante varias generaciones después de que la corte regresóaraa Tebas. La evidente ausencia de relieves en las ruinas de El-Amarna, siempre fue un misterio, ahora puede explicarse por el uso de estos edificios como canteras para construcciones posteriores. El desmantelamiento de los edificios de piedra en este sitio fue metódico y minucioso.

Este desmantelamiento tardío de las construcciones de Akhenaton indica que no hubo una reacción física violenta contra él o sus obras en Amarna, una situación paralela en la condición aparentemente intacta del regreso a la fe ortodoxa. En general, las representaciones de Akhenaton y Nefertiti han sido desfiguradas, aunque generalmente solo sobre los rostros, mediante un “damnatio memoriae” mientras que los relieves de las princesas, así como en los que aparecen gentes de la sociedad, no han sido tocados. La mutilación parece haber sido superficial y poco minuciosa.

Los relieves en colecciones particulares y museos, y el número mucho mayor encontrado por el profesor Roeder, incluso cuando se combinan con los fragmentos encontrados en las excavaciones alemanas e inglesas en Tell el-Amarna, representan solo una pequeña proporción de lo que debía haber existido en los edificios reales y religiosos. Hace más de ochenta y cinco años, un hallazgo casual de relieves de Amarna reutilizados en Assiut en construcciones de Ramsés II fue tomado como evidencia de la existencia de un templo de Atón en ese emplazamiento. La idea era plausible ya que Assiut esá relativamente cerca al sur de El-Amarna, pero los hallazgos en Hermópolis permiten reinterpretar el hallazgo anterior como una instancia similar de la reutilización de las ruinas de Amarna bajo Ramsés II. Es muy poco probable que existiera un templo de Atón en Assiut, particularmente porque el nombre registrado en uno de los bloques se conoce como el epíteto de una sección del Gran Templo en El-Amarna.

PARALELOS:

- Talatats con escenas de barcos reales del Museum of Fine Arts de Boston. [ENLACE].

BIBLIOGRAFÍA:

- ALDRED, Cyril. Akhenaten and Nefertiti. Studio Publishing. New York. 1973. pp. 133-135, n. 55, 57.
- COONEY, John Ducey. Amarna Reliefs from Hermopolis in American Collections. Brooklyn Museum. New York. 1965. pp. 80-86, n. 50-51.
- HANKE, Rainer. Amarna-Reliefs aus Hermopolis. ildesheimer ägyptologische Beiträge 2. Gerstenberg Verlag, Hildesheim, 1978.
- ROBINS, Gay. The Art of Ancient Egypt. Harvard University Press. Cambridge. Massachusetts. 1997. pp. 149-165.

Obras de arte relacionadas

relieve ptolomeo XII toth relief cleopatra sandstone j bagot arqueologia
osiris wsir reief relieve egipto egyptian j bagot arqueologia
relieve escultor sculpture model ancient egyptian antiguo egipto ave rejet j bagot arqueologia
base de escultura en madera antiguo egipto egyptian base sculpture j bagot arqueologia

Consell de Cent, 278
08007 Barcelona SPAIN
(+34) 93 140 53 26
info@jbagot.com

Lunes - Sabado
10h a 14h
16:30h a 20:00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies